Headlines News :
Con tecnología de Blogger.

Despedida de Cristian Pérez - Sí a la Paz

RECOMENDADO CAMBIO TOTAL

COLOMBIA País con más Desplazamiento forzado del mundo, producto del Terrorismo de Estado

Allende La Paz. Los sectores terratenientes, ganaderos, “empresarios del campo”, han implantado la política del Terrorismo de Estado ...

Hey loco, No dispares!

Vamos a Cuentiarnos la Paz

LOS RICOS NO VAN A LA GUERRA

Blog ESTADÍSTICAS

BLOG DESTACADO

El despiporre?

Domínico Nadal, El Cuento de la Semana.

Era un país.... con Un Acuerdo de Paz modelo para el mundo, menos para algunos colombianos. 

Mientras el pueblo mira con esperanza el Acuerdo, la élite en el poder -"amigos y enemigos"- se niega renuentemente a aceptar el cese de la guerra.

Ahí está la triste realidad. A pesar del optimismo de amplios sectores. A pesar de la esperanza dibujada en los rostros de los colombianos pobres, el pueblo. A pesar del inmenso apoyo internacional.

El gobierno de Santos está mostrando que lo único que le interesaba era la dejación de armas de las FARC y que los reformas que impedirían continuar -como lo está ya- en el espiral de violencia en que tienen sometido al pueblo le importa lo más mínimo.

200 líderes populares asesinados -ejecutados extrajudicialmente- desde inicios del 2016 hasta hoy son prueba fehaciente.

Ante ello nos preguntamos: cuál es la posición de la comunidad internacional sobre los asesinatos de líderes? Permitirán que desde el Estado se siga aplicando el Terrorismo de Estado mientras el gobierno hace gárgaras sobre La Paz y la democracia?

Estará el gobierno Santos en adelantar el grueso de la implementación, lo cual le permitiría permanecer como un presidente que se la jugó por La Paz y no como uno que también le incumplió a los colombianos? 

Le está quedando grande la implementación a Santos?

Amanecerá y veremos...

Datos desconocidos de la fumigación con glifosato

Datos desconocidos de la fumigación con glifosatoMauricio Cabrera argumenta en Portafolio que la suspensión del glifosato no es la responsable del aumento del área cultivada de coca: entre 2005 y 2007 se fumigaron 470.000 hectáreas y el área cultivada no solo no disminuyó, sino que aumentó 17.000 hectáreas. En nueve años en que se fumigaron 1,2 millones de hectáreas, el área cultivada solo se redujo en 14.000. Para Cabrera lo que determina el aumento de los cultivos es que el dólar pasó de 1.800 a 3.000 pesos, con lo cual la rentabilidad del negocio aumentó en un 40 por ciento. El columnista agrega que la estrategia de no combatir al campesino sino a los otros eslabones de la cadena ha sido un éxito. En dos años las incautaciones de cocaína crecieron 156 por ciento, al pasar de 147 a 378 toneladas, y el número de laboratorios desmantelados en un año pasó de 2.172 a 4.513.

Colombia. Jesús Santrich en cuidados intensivos tras huelga de hambre

Por TeleSURtv.net 
Santrich se unió a la huelga de hambre de los presos de las FARC-EP el pasado 26 de junio. 

El comandante y miembro del Estado Mayor Central de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia - Ejército del Pueblo (FARC-EP), "Jesús Santrich", fue hospitalizado este viernes luego de 18 días de huelga de hambre en reclamo por la aplicación de la ley de amnistía a presos del grupo insurgente.
"El 14 de julio, a las 2H00 dela tarde (hora local) ingresó en el servicio de urgencia el señor Seusis Pausias Hernández por cuadro de hipoglucemia, quien fue atendido oportunamente en nuestro centro hospitalario", indicó un parte médico de la clínica Shaio leído a los medios por el miembro del secretariado de las FARC-EP, Pablo Catatumbo.
Santrich se unió el pasado 26 de junio a la huelga de hambre que realizan más de 1.400 presos de las FARC-EP que piden ser beneficiados con la Ley de Amnistía aprobada desde diciembre.
Catatumbo indicó que Santrich "se encuentra en cuidados intensivos y está dormido". Confirmó que su estado de salud se debe a la huelga de hambre.




Santrich hospitalizado por efecto de justa huelga de hambre. Toda mi solidaridad. Amnistía ya
Pablo Catatumbo reiteró que hay 1.300 prisioneros de las FARC-EP en las cárceles en huelga de hambre, por ello aseveró que "es hora de que el Estado colombiano tome medidas, que el presidente (Juan Manuel Santos) asuma ya de manera directa, no podemos seguir permitiendo que por negligencia de algunos jueces se sigan presentando hechos tan lamentables como estos".
"El Estado está en la obligación de cumplir" debido a que firmó un acuerdo de paz, dijo Catatumbo. También hizo un llamado a los jueces: "Ya es hora de cumplir lo acordado", exhortó.
Santrich aseveró el 26 de junio que la huelga de hambre sería "hasta que el Estado cumpla con el compromiso de liberar a los prisioneros y prisioneras de integrantes de las FARC-EP".
Explicó que tras seis meses de firmada la Ley de Amnistía e Indultos, solo 832 de los 3.400 presos de las FARC-EP han sido beneficiados.




DECLARACIÓN: En solidaridad con prisioneros políticos sin amnistía me sumo a partir de ahora a la huelga de hambre declarada en las cárceles
 El líder de las FARC-EP acusó a jueces y fiscales de incumplir con sus funciones y negar los beneficios de amnistía a los miembros de la insurgencia que los han solicitado.

Videos relacionados

Resaltados desde El Espectador


Ética para qué si no da plata

por  | 2017/07/14

La lectura no es sólo un mecanismo de defensa contra los prejuicios, sino también un antídoto indoloro contra la ignorancia.
En un aparte de su libro ‘Historia e historia vital’, el sociólogo italiano Franco Ferrarotti (1991) asegura que “cada vida se revela en sus aspectos menos generalizables como una síntesis de la historia. Cada comportamiento o acto individual aparece en su forma más específica como síntesis horizontal de una estructura social. Cada individuo es una totalización de un sistema”. Particularmente, creo que al cura no lo hace el hábito, ni al payaso el disfraz, y que los niños aprenden más de las costumbres de sus amigos de la calle que de las que intentan instaurarse en la casa. El hecho de que alguien obtenga un título universitario no lo convierte, necesariamente, en una buena persona, ni mucho menos en un buen profesional. La educación de hoy deja por fuera la ética y superficializa la lectura, centrando sus mayores esfuerzos en el “éxito” inmediato. Es decir, uno medido en números y porcentajes.
Ferrarotti no se equivoca cuando afirma que la cultura es definitoria, entendida en el aspecto de que un niño nace y se integra a esta sin mayores esfuerzos. Este no mueve un solo dedo ni agrega ni inventa nada. Se convierte en algo parecido a una esponja seca que al caer en un balde de agua se transforma, toma peso y consistencia. La formación educacional de los individuos de una sociedad debería ser igual, pero con la salvedad de que esta tenga como objetivo crear mejores personas y excelentes profesionales.
Hoy, sin embargo, a las universidades colombianas parece sólo interesarles las estadísticas y cómo estas las posesionan en el listado de las mejores del país. Siguiendo las directrices de Colciencias, las humanidades son remitidas al cuarto de San Alejo porque se hacen necesarios los números en una investigación si lo que se busca es el rótulo de investigador. Si una indagación sólo reflexiona y pone en evidencia las taras de una educación que le importa poco las transformaciones sociales, es mirada como literatura. Es decir, como simple ficción. Y las investigaciones literarias en Colciencias se insertan en el contexto de las disciplinas menores, algo así como el hijo defectuoso que da vergüenza mostrar.
La ética es evidenciada, entonces, como una norma inútil porque no da plata. Es decir, cuando un abogado logra acumular en cinco años fortuna y popularidad es visto por el gremio como “exitoso”. No importa cuántas veces haya quebrantado la normatividad jurídica y cuántas otras haya sido el factor dilatorio de los procesos con el fin de ganar tiempo para sus defendidos. Si es cierto que el vencimiento de los términos no exime al criminal de su delito, ni lo aparta de la investigación, ni mucho menos de un futuro juicio, es una fórmula extendida entre los abogados litigantes que les da resultados. Aquí se pone en práctica la célebre sentencia maquiavélica “el fin justifica los medios”. En otras palabras, no interesa el camino que se escoja para alcanzar el objetivo porque lo importante es el punto de llegada.
El fascismo se cura leyendo y el racismo viajando, sentenció el maestro Miguel de Unamuno. De la ética se podría decir lo mismo: se adquiere leyendo porque la lectura no solo nos ilustra sobre la vida sino que también nos da la lucidez suficiente para entender al otro. Cuantos más libros lee una persona, menos posibilidad tiene de quebrantar las normas y mayor respeto le profesa al vecino, pues sus altos niveles de comprensión les permiten mirar más allá de su nariz. El problema en Colombia es que la gran mayoría de los estudiantes llega a la universidad sin haber aprendido a leer ni a escribir correctamente. De las normas que componen la gramática no saben nada, ni les interesa, y la comprensión lectora no supera el párrafo. Según un informe de 2015 de la Cámara del Libro, el promedio de lectura de un colombiano es de 1.9 libros al año, muy inferior al de muchos otros países de la región como Argentina o México, que ocupan los puestos 17 y 24, respectivamente, según el estudio de 2014 realizado por la Unesco en asocio con Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, OCDE.
Colombia no aparece en el listado de los 20 países cuyos ciudadanos dedican un promedio de 6.5 horas semanales a la lectura. Venezuela, sin embargo, ocupa el puesto 13, por encima de naciones como Canadá (20) y España (19). Según este informe, el nivel de vida de los países está directamente relacionado con la educación y sus niveles de lectura. Esto les permite un mayor desarrollo y una comprensión más amplia de la sociedad en la que viven. Los lazos comunicacionales entre sus ciudadanos se hacen mucho más tibios y a las comunidades les resulta más fácil la integración grupal.
Desde esta perspectiva, la lectura no es solo un mecanismo de defensa contra los prejuicios, sino también un antídoto indoloro contra la ignorancia. Cuanto más se lee, más se camina, escribió Cervantes en el Quijote. Cuanto más caminas, más gente conoces y el ángulo de visión y comprensión del mundo crece. Por eso resulta contradictorio y paradójico que un “abogado” que se ufana (sospechosamente) de haber leído más libros que nuestro Nobel de Literatura, diga tantas babosadas juntas sin sonrojarse y desde una tribuna de opinión aseguré que la solución a los problemas sociales, económicos y políticos de Venezuela sea el asesinato de su presidente. La pregunta que surge entonces es qué tanto comprendió el “abogado” de lo que dice haber leído o si es sólo un excepcional lector de contraportadas. Sabrá el Diablo, dicen los abuelos.
Twitter: @joaquinroblesza
E-mail: robleszabala@gmail.com

TVE entrevista en una manifestación al terrorista-golpista venezolano que atacó desde un helicóptero al Tribunal Supremo

Insurgente.org



Los medios de difusión y la Antártida

  
Un iceberg gigantesco, de 5 800 km cuadrados, se desprendió del casquete de hielo antártico entre el 10 y el 12 de julio de 2017. Ese fenómeno ya se había producido anteriormente, por ejemplo, en 1995 y 2002.
Según el New York Times, este fenómeno confirmaría las predicciones del investigador estadounidense John H. Mercer, publicadas en 1978 en la revista Nature. Según Mercer, el casquete glaciar (inlandsis) está condenado a desaparecer debido al calentamiento climático. Numerosos medios de difusión están mencionando constantemente ese tema en tono de alarma desde que el presidente Donald Trump retiró a Estados Unidos del Acuerdo Climático de París.
Lo que no dice el New York Times es que el desprendimiento de grandes volúmenes de hielo glaciar no es nada nuevo. En 1956, se desprendió del casquete glaciar antártico un iceberg 6 veces más grande que el actual y en 1927 ya se había visto otro iceberg 4 veces más grande. Por supuesto, no existen datos sobre los siglos anteriores.
Por otro lado, el presidente Donald Trump retiró a Estados Unidos del Acuerdo Climático de París porque se opone al sistema financiero de la Bolsa del Carbono [1]. En otras palabras, la decisión del presidente Donald Trump no tiene nada que ver con el medioambiente.
La Bolsa del Carbono fue creada por el ex director del banco Goldman Sachs, David Blood, y el ex vicepresidente de Estados Unidos Al Gore. El redactor de los estatutos de la Bolsa del Carbono fue un tal… Barack Obama, que luego se convertió en presidente de Estados Unidos.

Entre espías, diplomáticos y agentes

Por Dick Emanuelsson, “chuzado”.

Fue en la misma época cuando los grupos paramilitares legalizados por Uribe, las Convivir, operaban en Colombia.Internet rompió el monopolio de El Tiempo, RCN y Caracol, voceros del Poder Fáctico y Terrorismo de Estado en Colombia.

La lucha contra el cierre del hospital San Juan de Dios. FOTO: DICK EMANULESSON.

Los trabajadores en el Hospital San Juan de Dios, que luchaban por el hospital y sus puestos de trabajo, de repente tuvieron una tribuna donde pudieron dar su opinión masivamente. La insurgencia colombiana, durante más de 35 años había sido catalogada como demonios en la misma prensa, ahora alguien daba otra cara del conflicto que no solo era armado sino también social.

No les gusto a los voceros de los medios corporativos, los gobernantes, los oligarcas para no hablar de los generales, estos últimos fueron analizados en internet y cada lector podía sacar sus propias conclusiones.

En Colombia el periodista corría el riesgo y cada año el país lideraba la lista de los países en donde el comunicador social fue silenciado físicamente.

También en el exterior llegaron los tentáculos para amedrentar a la solidaridad con los trabajadores y luchadores colombianos, enviando sufragios & amenazas de todo tipo. Porque si el periodista serio aplicaba, para su supervivencia, la autocensura, pues en el exterior no sentíamos esa presión.

Tres años después de la nota de solidaridad de Voz arribé para acreditarme por tiempo completo en Bogotá. Lo último que me dijo la secretaria o el cónsul colombiano en Estocolmo, que ponía el sello de permiso de trabajo en Colombia por dos años, fue:

“Por lo menos Ud. tiene quien lo defienda”.
¿Quién será? le pregunté.
“Marulanda”, respondió la señora diplomática allá en el barrio de la aristocracia sueca en Estocolmo.

Y sí así era el pensamiento del cuerpo diplomático colombiano, ¿cómo no pensaría los organismos de seguridad o la inteligencia militar colombiana?

La respuesta fue confirmada durante todo el año 2005 a través de amenazas, no de distancia lejana entre Bogotá y Estocolmo sino allá mismo en Bogotá, al teléfono del apartamento que alquilé.

Álvaro Angarita.
Soporté las amenazas durante un año hasta que colegas y compañeros, como Álvaro Angarita de Voz u otros, casi me obligaron de irme del país que había sido mi sede en América Latina durante más de cinco años.

Allá en Estocolmo, el primer secretario de la embajada colombiana, Ernesto Yamhure, fue reemplazado y sacado de la carrera diplomática después que lo desenmascaré como un simple espía en contra los exiliados colombianos en la capital sueca.



Su compinche Jorge Noguera ya me tenía bajo la lupa en Colombia y cuando la Fiscalía, en febrero de 2009 entró a la sede del DAS y decomisó lo que quedaba del archivo de la Policía Política Secreta, de la Presidencia encontraron una carpeta con 476 folios de documentación sobre mi labor legal y abierta en el país más hermoso del mundo.

En el folio No 3, los agentes del DAS-G3 me tildaban como “ideólogo de las Farc”, en su reporte a sus superiores. Me acordé las palabras de la diplomática colombiana en Estocolmo sobre mí “Escudo”.

El autor de la nota en uno de los reportajes en Colombia.

Fue lindo leer nuevamente la crónica y la solidaridad que Carlos Lozano y Jaime Cedano, en representación del semanario Voz, me brindaban esos días en abril 1997, de cartas y llamadas. Y doy gracias al ex jefe de la redacción de Voz, Roberto Romero que me facilitaba ese recorte y varios otros de gran valor personal para mí. Son elementos para un libro.

Esas expresiones del Terrorismo de Estado son muestras que no estamos tan mal parado en la cobertura periodística y las conclusiones políticas. Reaccionan, aunque no con respeto. . .

Jorge Noguera fue sentenciado a 25 años de cárcel en el primer juicio por haber entregado a los paramilitares nombres y apellidos de esos archivos de personas opositores al régimen de Álvaro Uribe.

E. Yamhure, 2005.
Foto: D.E.
Ernesto Yamhure fue nuevamente desenmascarado como un asalariado y asesor político de Carlos Castaño, el jefe paramilitar, que según la fiscalía era responsable por la muerte de 150.000 colombianos.

Y el mismo señor Uribe esta un pelito de ser enjuiciado como Padrino de todo malo durante una época muy oscura y sangrienta en ese hermoso país.

VENEZUELA. La extrema derecha convoca un plebiscito fantasma este domingo al margen de la ley y el gobierno

Insurgente.org

El plebiscito de la MUD tiene tres interrogantes: si los venezolanos apoyan la elección de los miembros de la Asamblea Constituyente; si demandan a las Fuerzas Armadas y a los funcionarios cumplir la actual Carta Magna y las decisiones del Parlamento, controlado por la oposición; y una tercera pregunta pide decidir si se aprueba la renovación de los poderes públicos, la realización de elecciones libres y la conformación de un Gobierno de unidad nacional.
Apoyado por las terminales mediáticas del capitalismo, los dirigentes de la extrema derecha declaran sin rubor cosas como:
«Lo que se está planteado no es preguntar lo que ya sabemos. Es un acto insurreccional con un gran sentido político, y eso debemos tenerlo claro»
«A partir de ese resultado habrá calle sin retorno y ‘hora cero’ nacional». «El 16 de julio será un hito en esta lucha, millones de venezolanos saldremos a la calle a emitir un veredicto… Saldremos a decirle a Maduro que el tiempo se le acabó, a desconocer al CNE y, si al Tribunal Supremo se le ocurre decir que es inconstitucional nuestro acto, lo desconocemos»

Informe aumento sindicalistas víctimas del Terrorismo de Estado - Agencia de Información Laboral – AIL

Colombia asiste a un momento de grandes retos por la paz, un momento que siembra la esperanza de superar las violaciones a los derechos humanos, de manera particular aquellas cometidas contra quienes se han dedicado a exigir y defender los derechos.
Actualmente, uno de los factores que más preocupación genera es la persecución y la violencia contra líderes sociales y defensores de derechos humanos en distintas regiones del país, tal como lo consigna el Programa Somos Defensores.[1]
Y entre esos líderes sociales están los sindicalistas, que, como se sabe, históricamente han sido víctimas de la violencia. De acuerdo con el seguimiento realizado por el Sistema de Información de Derechos Humanos de la ENS, desde enero de 1973 hasta julio de 2017 hubo al menos 14.461 violaciones a la vida, libertad e integridad cometidas contra sindicalistas. Entre éstas, 3.122 homicidios (2.800 hombres y 322 mujeres), 385 atentados, 236 desapariciones forzadas, 7.054 amenazas de muerte y 1.897 desplazamientos.[2]
Pero la violencia antisindical no es un asunto del pasado, persiste; como también está al orden del día la criminalización de la actividad sindical, esto es, el tratamiento de orden público, judicial y punitivo hacia esta actividad. Una lectura reciente de la situación de derechos humanos del sindicalismo muestra que, si bien en los últimos años ha habido tendencia decreciente de la violencia antisindical, es preocupante que, pese a las medidas implementadas por el gobierno, este fenómeno no cesa.
De acuerdo al análisis sobre la violencia antisindical en este periodo reciente, se identifican algunas hipótesis centrales: 1) La tendencia decreciente en el registro de casos[3]. 2) La violencia antisindical focalizada en activistas y dirigentes sindicales. 3) Se acrecienta la violencia dirigida contra organizaciones sindicales en su conjunto. 4) Se presenta un cruce entre la violencia y la criminalización de la acción sindical. 5) La reactivación de la violencia antisindical en el sector rural.[4]
Aunque la violencia antisindical se ha reducido con respecto al pasado, tenemos que en 2016 hubo un incremento del 31,3% de los casos registrados en 2015. Lo que indica la existencia latente del riesgo que podría incidir en el incremento de vulnerabilidad para las y los sindicalistas.
La CSA se pronuncia
Precisamente en respuesta a la situación de violencia contra sindicalistas en Colombia, la Confederación Sindical de las Américas (CSA) remitió hoy miércoles una carta al presidente Santos, en la cual manifiesta su enérgica condena de esta violencia y la falta de garantías de protección a la vida y la integridad física de los sindicalistas para desempeñar su labor.
Esta gravísima situación de violencia e impunidad contra los sindicalistas, sumado a otros elementos, tales como la demora en la implementación de los acuerdos de La Habana, la presión de empresas multinacionales por ocupar territorios de comunidades indígenas para la industria extractiva, el reagrupamiento del paramilitarismo y su pretensión por ocupar regiones y territorios de los que se ha retirado las FARC en cumplimiento de la aplicación del acuerdo de paz, configuran un cuadro complejo para la continuidad del proceso de paz en Colombia, que el movimiento sindical internacional ha respaldado desde su inicio”, señala la CSA en su carta al presidente colombiano.
Asimismo, exige una investigación inmediata de los crímenes contra las y los sindicalistas, la identificación de los autores materiales e intelectuales, la adopción de todas las medidas de prevención necesarias para protegerlos, así como la reparación individual y colectiva del sindicalismo colombiano por el daño sufrido durante la etapa del conflicto armado.

Sepelio de sindicalista asesinado en Caloto, Cauca.

Violencia antisindical en 1° semestre de 2017[5]
Según el Sistema de Información de Derechos Humanos de la ENS, entre el 1° de enero y el 5 de julio de 2017 se registraron 115 violaciones a la vida, la libertad y la integridad física contra sindicalistas, discriminados así: 10 homicidios, 4 atentados, 77 amenazas, 13 hostigamientos y 9 detenciones arbitrarias. Como se ve, en el primer semestre de 2017 prevaleció la violencia no letal, es decir, la que se expresa mediante la persecución y la amenaza.
Adicionalmente, también se siguen presentando acciones contra organizaciones sindicales como colectivo[6]. El 8 de marzo fue atacada con una granada la sede del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria Agropecuaria (Sintrainagro) Seccional Ciénaga, Magdalena. Allí se encontraban reunidos los directivos nacionales y de la seccional. El artefacto explosivo fue dejado debajo del carro del dirigente de Sintrainagro, Medardo Cuesta Quejada.
Violaciones contra la vida, libertad e integridad de sindicalistas en Colombia. 1° semestre 2017. 
Tipo de violaciónMujeresHombresTotal
Amenazas67177
Hostigamiento1313
Detención arbitraria99
Atentado con o sin lesiones44
Homicidios2810
Tortura11
Allanamiento ilegal11
Total general8107115
Fuente: Sistema de Información de Derechos Humanos, SINDERH, ENS.
El cuadro anterior muestra que la amenaza y el hostigamiento son los tipos de violencia que presentan mayor recurrencia: el 78,2% del total de casos registrados. Lo que indica que la persecución y la intimidación continúan siendo dispositivos centrales y no efectos colaterales de la violencia antisindical, a menudo ligados a escenarios donde se destaca el activismo sindical. Muchos de los mensajes amenazantes aludían la posición política y acentuaban la estigmatización de la acción sindical.
Gran parte de los sindicalistas y sindicatos que fueron víctimas de amenazas estaban llevando a cabo procesos de defensa de derechos y defensa de la paz. Por ejemplo, el 6 de enero de 2017 varias organizaciones defensoras de derechos humanos en el Tolima fueron amenazadas por las Autodefensas Unidas de Colombia, grupo paramilitar que opera en la zona. Varios dirigentes y activistas de la Asociación de Trabajadores Campesinos del Tolima (Astracatol), así como Nelson Moreno, dirigente de la CUT Subdirectiva Tolima, fueron señalados de “comunistas que le hacen daño al Tolima y al país con el cuento de la paz”.
El 17 de abril fueron amenazados algunos profesores que adelantaban en el colegio cátedras e investigaciones de los acuerdos de paz con los estudiantes.
Por otra parte, en lo corrido del 2017 se han registrado 8 hechos de violencia contra mujeres sindicalistas, 7 de ellas dirigentes y activistas en el ámbito rural. La otra víctima corresponde a una afiliada al sindicato de docentes del Valle (Sutev), asesinada el 7 de junio. Asimismo, mujeres familiares de dirigentes sindicales han sido víctimas de la violencia, como es el caso de la esposa y la hija de Huber de Jesús Ballesteros, dirigente de la Federación Nacional Sindical Unitaria Agropecuaria (Fensuagro).
Violaciones a la vida, libertad e integridad según tipo de sindicalista. 1° semestre 2017.
Tipo de sindicalistaN° Casos
Dirigente sindical97
Trabajador de base17
Asesor sindical1
Total general115
Fuente: Sistema de Información de Derechos Humanos, SINDERH, ENS.
Otra circunstancia preocupante, es que la violencia se concentra en la dirigencia y el activismo sindical. Mientras que en 2016 este tipo de casos alcanzaron el 78,4%, en el 1° semestre de 2017 superan el 84,35% del registro total. Es decir, cada vez se evidencia una relación más estrecha entre la actividad sindical, en sus diversas expresiones reivindicativas y organizativas, y la violencia contra los sindicalistas y los sindicatos que lideran estos procesos. Veamos algunos casos:
El 3 de febrero de 2017 fueron amenazados 9 dirigentes del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Vigilancia, Escoltas y Similares (Sintraviescols) en el Valle del Cauca. La amenaza la recibieron cuando negociaban la convención colectiva y adelantaban una querella contra una de las empresas empleadoras, evento en el que también fue amenazado un dirigente de la CUT subdirectiva Valle.
El 27 de febrero, por participar en una protesta fueron detenidos por agentes del Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) los trabajadores Juan Méndez Gutiérrez, Melvin Dávila Rincón, Manuel Vergara Pérez, Gilberto Julio Velásquez y Andrus Julio Díaz, afiliados a la USO y al Sindicato Nacional de Profesionales de la Seguridad (Sinproseg). Y al día siguiente los dirigentes de la USO Wilmer Hernández, Alexander Escobar y Rodolfo Vecino fueron agredidos por el ESMAD.
Asimismo, dos directivos del Sindicato Nacional de Trabajadores de Salud en Colombia (Sintrasaludcol) que presentaron denuncias contra Saludcoop/Cafesalud, recibieron amenazas. Se trata de Eric Amador Toro, directivo de la Seccional Barranquilla, amenazado el 16 de marzo presuntamente por el ELN; y Rodrigo Medina, directivo de la Subdirectiva Cali, amenazado el 25 de abril. A éste le dijeron que moriría por ser sindicalista.
El 21 de abril, mientras se encontraban en una huelga de más de 50 días, fueron amenazados 12 trabajadores de Manaure afiliados al sindicato de la empresa Big Group Salinas Colombia (Sintrasles) y al Sindicato Nacional de Trabajadores de Big Group Salinas de Manaure (Sintrabgsalinas). Y el 22 de mayo fue víctima de un atentado el presidente de este sindicato, Carlos A. Gómez Galván.
Violaciones a la vida, libertad e integridad contra sindicalistas según departamento. 1° semestre 2017. 
DepartamentoN° Casos%
Cauca2723,48%
Valle1714,78%
Tolima1412,17%
Guajira1311,30%
Santander119,57%
Bolívar97,83%
Boyacá43,48%
Cesar43,48%
Huila43,48%
Atlántico32,61%
Magdalena32,61%
Meta21,74%
Bogotá D.E.10,87%
Antioquia10,87%
Córdoba10,87%
Risaralda10,87%
Total general115100,00%
 Fuente: Sistema de Información de Derechos Humanos, SINDERH, ENS.
Según el cuadro anterior, en el periodo considerado la violencia contra sindicalistas y sindicatos se presentó en 16 departamentos. El que mayor número de caso registró fue el Cauca, con el 23,48% del total. Valle le siguió con 14,78%, Tolima 12,17%, Guajira 11,30% y Santander 9,57%. Indica que la violencia antisindical se intensificó en tres regiones: Caribe, Pacífico y Oriente colombiano.[7] Si bien Antioquia no cuenta con casos documentados en 2017, es de aclarar que existe un subregistro debido a dificultades en el acceso a la información, principalmente con relación a casos de docentes sindicalizados.
Violaciones a la vida, libertad e integridad contra sindicalistas según sector económico. 1° semestre 2017 
Sector económicoN° Casos%
Agricultura, caza y pesca4438,26%
Minas y canteras4236,52%
Otros servicios comunales y personales1513,04%
Educación86,96%
Industria manufacturera32,61%
Salud32,61%
Judicial21,74%
Total general115100,00%
 Fuente: Sistema de Información de Derechos Humanos, SINDERH, ENS.
En lo relacionado con la dinámica sectorial de la violencia antisindical, en el periodo reciente los sectores de la agricultura, caza, pesca, minas y canteras concentraron el 74,78% de los casos documentados, lo que indica una reactivación de la violencia en zonas rurales. Veamos algunos ejemplos:
Cristóbal Guamanga, líder social y campesino, directivo del Sindicato de Pequeños Agricultores del Cauca (Sinpeagric), filial de Fensuagro, ha sido víctima de seguimientos y amenazas. Una de ellas el 3 de marzo, contra él y otras organizaciones sociales y políticas. Recibió un mensaje que decía: “Sentencia de muerte a guerrilleros farucos. Tienen el tiempo contado se van o se mueren…”.
Igual ocurrió el 9 de febrero con Alfonso Mendoza Álvarez y José Borja Escalante, dirigentes del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria Agropecuaria (Sintrainagro) Subdirectiva Ciénaga. Por medio de un texto escrito ambos fueron amenazados por el grupo paramilitar Comando Urbano Los Rastrojos, que les exigió que se fueran de la zona.
Otro caso que ilustra la violencia contra un dirigente sindical del sector rural, es el de Huber de Jesús Ballesteros, dirigente de Fensuagro e integrante de Marcha Patriótica. Fue detenido en agosto de 2013 y dejado en libertad el 13 de enero de 2017 por vencimiento de términos. Posteriormente, en abril, mayo y junio de este año fue víctima de amenazas y seguimientos por parte de las Autodefensas Unidas de Colombia. También su esposa y su hija recibieron mensajes amenazantes que los declaran objetivo militar y manifiestan oposición a la implementación de los acuerdos de paz.
Violaciones a vida, libertad e integridad contra sindicalistas según presunto responsable. 1° semestre 2017. 
Presuntos responsablesN° Casos%
Paramilitares5951,30%
No identificado3933,91%
Organismo estatal1513,04%
Guerrilla21,74%
Total general115100,00%
 Fuente: Sistema de Información de Derechos Humanos, SINDERH, ENS.
Finalmente, con respecto a los responsables de la violencia contra sindicalistas en este 2017, se tiene que los principales presuntos victimarios han sido los paramilitares en más de la mitad de los casos registrados, lo cual resulta muy preocupante por el obstáculo que representa para la construcción de la paz, y por la falta de reconocimiento por parte de la institucionalidad sobre la pervivencia de este grupo armado ilegal. El segundo lugar lo ocuparon los organismos estatales, lo cual también resulta muy preocupante.
[1] Según el Programa Somos Defensores, entre enero y marzo de 2016 se registraron 113 defensores y defensoras de derechos humanos víctimas de algún tipo de agresión. En el mismo periodo en el año 2017 este tipo de agresiones alcanzó la cifra de 193 casos.  Véase:
[2] Sistema de Información de Derechos Humanos, Sinderh, Escuela Nacional Sindical.
[3] Nota metodológica: es necesario precisar que existe sub registro, principalmente, en la violencia antisindical cometida contra docentes, ya que en los últimos años se han encontrado dificultades para acceder a esta información.
[4] Cuaderno de Derechos Humanos N° 24. “Voces que no callan” (2016). Escuela Nacional Sindical.
[5] Nota metodológica: Las cifras correspondientes al periodo comprendido entre enero y junio de 2017 son provisionales, ya que se encuentran en proceso de recolección, contrastación y validación.
[6] Este tipo de violaciones se dirigen contra la organización sindical en su conjunto.
[7] Cuaderno de Derechos Humanos N° 24. “Voces que no callan” (2016). Escuela Nacional Sindical.
[7] Cuaderno de Derechos Humanos N° 24. “Voces que no callan” (2016). Escuela Nacional Sindical
 

Dossier Álvaro Uribe Vélez

Colombia Invisible - Unai Aranzadi

Tendencias

.

Basta de Terrorismo de Estado

Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. CambioTotalRevista - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger