Headlines News :
Home » , , , , , » [Colombia] Falsa democracia II: la democracia burguesa

[Colombia] Falsa democracia II: la democracia burguesa

Written By Allende La Paz - Revista Cambio Total on jueves, noviembre 30, 2017 | jueves, noviembre 30, 2017

Hernando Vanegas Toloza, Postales de Estocolmo.

En el artículo de ayer abordamos, someramente, la historia de la democracia burguesa y la asimilábamos al voto.

Hoy abordaremos un poco más profundamente éste tema desde el punto de vista revolucionario.

En los clásicos revolucionarios está descrita el sentido de la democracia burguesa. Es necesario dilucidar de una vez por todas que la democracia burguesa es de una falsedad a toda prueba por cuanto ella quiere ser presentada como abanderada de la iguldad y de la defensa de los los derechos de toda la población, incluída la libertad.

Mentira. La democracia burguesa responde a los intereses del círculo en el poder –la oligarquía-, prueba de ello lo tenemos palpablemente en los casos de España y Colombia. En Colombia las élites en el poder legislan en favor de las clases que representan. Lógico que hacen una u otra legislación “en favor” de las clases populares, pero todo el peso de las cargas impositivas –por ejemplo- recaen sobre los hombros del pueblo.

Miremos si no la Reforma Tributaria o la Reforma que desarrolló la exención de impuestos de la renta de los empresarios dizque para ”crear empleos” y de empleos nada ya que la informalidad ronda por encima del 60%.

O sea, 6 de cada 10 trabajadores trabajan en la informalidad, en la economía del rebusque. Economía a la cual una ”inteligente” profesora de los Andes quiere lanzar a los ex-guerrilleros de FARC para acabar el problema de los proyectos productivos, según ella, que solucionarían el problema de empleo y manutención de los miembros de FARC.

Ya aquí la oligarquía está mostrando que la democracia burguesa es el escenario de la lucha revolucionaria del pueblo. Con la firma del Acuerdo de Paz muchos pensaron que comenzaría un período de relativa calma en el país. No. Sabíamos que en la sociedad las contradicciones antagónicas –mediatizadas por la guerra interna- iban a mostrarse en todo su esplendor. Ya sin el ruido de los fusiles y las armas. Y comenzó la lucha. En el congreso, en las calles, en las movilizacones campesinas e indígenas, en los foros, en conferencias, etc, etc.

La lucha de clases entre sectores populares y oligarcas sería –y será- con toda la fuerza de cada una. Vemos cómo la mentira de una PAZ para todos en realidad significaba para la oligarquía una paz para su clase. Y para ello la oligarquía en el poder echa mano de todos sus recursos.

Del Terrorismo de Estado, el cual no ha cesado un instante en los 6 años y un año de Implementación del Acuerdo de Paz. También echa mano de la violencia estructural, la ejercida en las instituciones, es decir, no aplicación o aplicación a medias de la Amnistía, no financiación y aprobación de los proyectos productivos (”cómo vamos a adelantar proyectos para que esos zarrapastrosos guerrilleros puedan vivir en trnaquilidad”), carencia de salud y educación, exclusión política de Circunscipciones Especiales  de Paz que proveería 16 parlamentarios de zonas azotadas por el conflicto interno (cómo darles 16 parlamentarios, más 10 de la FARC, daría 26 parlamentarios, un fuerza importante para empezar a torcer las políticas estatales).

Vemos entonces los límites de la democracia burguesa. Límites que se les imponen a las clases populares, no a sí misma. La democracia burguesa implica violentar la constitución cuando ellos tengan a bien hacerlo. 
Ejemplo lo tenemos en el caso de la Yidis-política de Álvaro Uribe Vélez y el cohecho para hacerse re-elegir (realizado en uno de los baños del congreso). Entre otras cosas, Teodolindo Avendaño, suplente de Yidis y quien votó la reforma del articulito, falleció ayer.

No sobra insistir que el espacio que ganen las clases populares en el escenario de la democracia burguesa –movilizaciones, huelgas, paros, congresistas, etc- dependerá precisamente de su movilización aunada a su unidad y fuerza.

Lógico que ahora contamos con otras condiciones para el trabajo revolucionario. Podremos llegar a más sectores, al tiempo que estaremos más expuestos al Terrorismo de Estado. Para evitar los golpes nos tocará extremar nuestras medidas de seguridad. Mas esa es la apuesta si queremos jugar el papel que nos ha asignado nuestro pueblo.

En ese escenario de lucha contamos con la FARC como nuestro partido político legal, templado en 53 años de lucha guerrillera, y con la paciencia del artesano para producer una obra de arte.


Que la Paz no nos cueste la vida.
Share this post :

Publicar un comentario

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. CambioTotalRevista - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger