Headlines News :
Home » , , , , , , » La credibilidad del Centro Democrático

La credibilidad del Centro Democrático

Written By Allende La Paz - Revista Cambio Total on jueves, febrero 09, 2017 | jueves, febrero 09, 2017

Cuando el expresidente Uribe habla de combatir la corrupción, es como escuchar al zorro de las historietas animadas hablar del cuidado de las gallinas. La vaina da risa.

No deja de ser curioso que el presidente que dirigió el gobierno más “corrupto” de la historia política nacional radicara recientemente un proyecto de ley que busca acabar, como no lo hizo durante sus dos administraciones, con la corrupción de los funcionarios. Curioso porque dentro del abanico de subalternos que lo acompañó durante ocho años muy pocos se han salvado de ser investigados por la Fiscalía General de la Nación y juzgados y condenados por la Corte Suprema de Justicia. De manera que resulta chistoso que el creador de las Convivir y quien ha sido señalado desde mucho antes de llegar a la alcaldía de Medellín de tener estrechos vínculos con los jefes paras, pueda dar cátedra de ética y transparencia en el manejo de la cosa pública.
Hay que ser muy cínico, o pensar que el resto del país es un rebaño de tarados, para posar ante los medios de comunicación de impoluto. Lo de Óscar Iván Zuluaga y Odebrecht es sólo la continuación de un rollo que los colombianos conocen muy bien desde mucho antes de que Sabas Pretelt y Diego Palacio ablandaran con prebendas al Congreso para conseguir la modificación del “articulito” que buscaba mantener al entonces inquilino de la Casa de Nariño cuatro años más en el poder.
No hay duda de que el expresidente es un tipo hábil para dar explicaciones y salirse por la tangente, pues de otra manera estaría preso. María del Pilar Hurtado, Jorge Noguera y Salvador Arana son, desde su perspectiva acomodadiza, unos traidores, al igual que Juan Carlos Vélez y su ex viceministro de Transporte y director del el Instituto Nacional de Concesiones (INCO) Gabriel García Morales. Todo pasó a sus espaldas. No tenía ni remota idea de que su jefe de seguridad, el general Mauricio Santoyo, era un vulgar mafioso que se escudaba tras el uniforme y el poder que le daba una institución como la Policía, que Andrés Felipe Arias, el mejor de sus buenos muchachos, no pagó favores políticos cuando puso a disposición del “campesinado pobre colombiano” los recursos de Agro Ingreso Seguro, que la reunión que Luis Alfredo Ramos sostuvo con los jefes paras sin autorización alguna, siendo senador de la República, no buscaba poner el Legislativo a los pies de Autodefensas Unidas de Colombia, que Luis Carlos Restrepo (pobre muchacho) fue engañado por alias Biófilo. Y así hasta el infinito: para cada “cagada”, una explicación estrambótica.
Lo que resulta verdaderamente sospechoso es que el dueño del circo no supiera ni un poquito de lo que hacían los payasos, que él (el hombre que gobernó el país con manos de hierro y cuyo comité de aplausos le atribuía los 100 ojos de Argos) salga ahora ante los medios a decir que fue traicionado tanto por Vélez como por García Morales y que no sabía que su excandidato presidencial tenía conexiones directas con esa mafia de la contratación llamada Odebrecht.
De lo anterior hay que concluir dos cosas: o Uribe es un completo imbécil, a quien una moñona de narcos, matones y corruptos se le metió al rancho de su administración e hicieron lo que les dio la gana sin pedirle permiso, o es un CÍNICO, con mayúscula sostenida, que cree, al igual que el hoy presidente de los Estados Unidos, que puede salir a una calle de Nueva York, dispararle a un grupo de personas y no perder uno solo de sus admiradores.
No siempre el humor se viste de comicidad, pero en Colombia la política es un circo aterrador donde no se sabe a ciencia cierta si son más peligrosos los payasos o los que administran el negocio. Decir que todo fue a sus espaldas no deja de ser en sí mismo una payasada, como payasada es intentar poner orden en el rancho ajeno cuando no pudo hacerlo en el suyo. Claro que es necesario un proyecto de ley que castigue con severidad a los funcionarios corruptos. Claro que es necesario poner orden ante el robo continuo de 21.000 billones de pesos anuales, según el último informe de la Procuraduría General de la Nación, pero él y su grupo político carecen del peso moral para hablar de corrupción cuando, durante su largo gobierno, se llevaron a cabo los más aberrantes casos de podredumbre administrativa, pues no sólo les ofreció, como demostró la Fiscalía, notarías y consulados a los congresistas para que votaran la consulta que cambiaría el “articulito” por segunda vez consecutiva, sino que también abrió las puertas para el descalabro de la Refinería de Cartagena, en cuya construcción se perdieron más de 4.000 millones de dólares.
No olvidemos que entre los 176 países del mundo con los más altos niveles de corrupción, según Transparencia Internacional, Colombia ocupa el puesto 90, y en América Latina sólo estamos por encima de Venezuela y Haití. De una escala de 1 a 10, nuestro país sólo alcanzó 4 puntos, lo que en términos educacionales se define como pérdida de año escolar.
De Saludcoop, una de las EPS con mayor cobertura de Colombia, se robaron 1.700 millones de pesos en el 2016; algo similar pasó con Caprecom, cuyos administradores se embolsillaron, fraudulentamente, una suma que supera 160.000 millones. El caso de Odebrecht es como la gota que derramó el balde, un episodio que se podría comparar sin temor a equivocación con el célebre Proceso 8.000, en el que un buen número de políticos, incluido a un expresidente de la República, fue investigado por recibir dineros de uno de los poderosos carteles de la droga.
Cuando el expresidente Uribe habla de combatir la corrupción, es como escuchar al zorro de las historietas animadas hablar del cuidado de las gallinas. La vaina da risa.
Twitter: joaquinroblesza
Email: robleszabala@gmail.com
*Docente universitario.
Share this post :

Publicar un comentario

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. CambioTotalRevista - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger