Headlines News :

El discurrir de una democracia

Written By Allende La Paz - Revista Cambio Total on jueves, abril 27, 2017 | jueves, abril 27, 2017

Allende La Paz.

El discurrir normal de una “democracia” contempla cada cierto tiempo la convocatoria a elecciones. Ello es así hasta que el apetito de algunos políticos hace que se creen imprescindibles y hacen hasta lo indecible para perpetuarse en el poder. Ese tiempo puede ser 4 ó 6 años y si el “elegido” está realizando una buena labor el pueblo lo puede premiar con elegirlo para otro período.

Diferente es la manera en que las “democracias” se convierten en “camisas de fuerza” que impiden al pueblo descartar ciertos partidos –oligárquicos, casi siempre- que están ejerciendo el poder en favor de una élite que ejerce el poder de manera fraudulenta y corrupta.

Ejemplos los tenemos en el PSOE y el PP en España y en Colombia con el Frente Nacional y su prolongación en el tiempo con todos los partidos oligárquicos –la U, Cambio Radical, CD, etc-, al tiempo que esos partidos son “propiedad”, “marca registrada”, de un político oligárquico que manda sobre todos.

La U es de Santos, Cambio Radical es de Vargas-Lleras, El CD es de Uribe Vélez, etc, y ya hemos visto que manejan esos partidos como sus ”fincas”, sus haciendas, en donde son señores, reyes y amos. No sobra recordar el episodio de un Vargas Lleras dándole “coscorrones” a uno de sus guardaespaldas, que entre otras cosas son empleados estatales, pagados con los dineros de los contribuyentes, o los escoltas que son enviados a llevar la esposa e hijas de Alejandro Ordóñez, ex procurador sacado de ese cargo por su corrompida re-elección (también llegó la moda de la re-elección a la Procuraduría) como si los lazos de sangre sean suficientes para “escoltar” esos familiares.

Evidentemente que los “elegidos” para ser presidente, por ejemplo, no son elegidos por unas elecciones populares, sino por elecciones internas del partido en donde juega el factor del dinero. El candidato presidencial es el que más dinero ponga en la mesa y el que más adeptos corruptos tenga a su alrededor. Una vez “elegido” el personaje viene a jugar su rol las elecciones que, como todas sabemos en Colombia y el exterior, son todo menos limpias. Toda clase de delitos electorales se cometen. 

Recordemos nada más el caso de Uribe Vélez elegido para su primer período con las fraudulentas elecciones en el departamento del Magdalena –ayudado por el asesino “buen muchacho” Jorge Noguera Cotes (asesino del profesor Alfredo Correa D´Andreis)-, logrando de esa manera vencer a Horacio Serpa, y haciéndose re-elegir con las maniobras del reforma de la Constitución (Yidis-política) y la narco-para-política.

La “democracia” en Colombia está plagada de delitos electorales, decíamos antes. Compra de votos, constricción a electores, retención de cédulas de ciudadanía, compra de registradores nacionales, regionales y locales, compra de jurados de votación para adulterar los escrutinios, compra-venta de votos por bolsas de cemento o tejas de zinc para construir casas o puestos de salud, por ejemplo.

Si a ello le sumamos que en las elecciones “democráticas” colombianas participa menos del 40% del padrón electoral –más del 60% de los empadronados no vota!-, lo cual es muestra de la “seducción” de los programas de los partidos oligárquicos.

Pues bien, una vez elegido el candidato elegido mediante la  democracia burguesa se espera que su período termine, bien o mal, mal en casi todos los casos. Mas ahora la “derecha”, por órdenes del imperialismo estadounidense, recurre, cuando pierden las elecciones ante candidatos que de una u otra manera representan programas más progresistas que los de derecha, o que se preocupan por pagar la enorme deuda social que tienen esos partidos con el pueblo, recurre –repito- a desconocer las elecciones. Ejemplo de ello lo tenemos  recientemente en Ecuador con el triunfo de Lenin Moreno.

O, más aberrante aún, en el transcurso del período presidencial organizan golpes de estado ”suaves” a través de los corrompidos parlamentos –Lugo, Dilma- o golpes de estado físicos fascistas –Zelaya en Honduras-, precedidos con creación de caos de carácter fascista. Guarimbas en el caso de Venezuela, por ejemplo.


Paradójicamente, en los tiempos de hoy, la izquierda se está convirtiendo en defensora de la ”democracia burguesa” toda vez que ella está siendo pisoteada por la misma burguesía, el mismo imperio, que la ha utilizado en su propio provecho durante siglos. Esa ”defensa” es correcta toda vez que mientras el pueblo no tenga la organización y la fuerza suficiente para destruir la democracia burguesa, y para construir en su reemplazo una democracia popular, debemos jugar con las reglas de esa democracia burguesa. 
Share this post :

Publicar un comentario

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. CambioTotalRevista - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger