Headlines News :
Home » , , , , , » FARC-EP y narcoparamilitares, comparaciones estúpidas

FARC-EP y narcoparamilitares, comparaciones estúpidas

Written By Allende La Paz - Revista Cambio Total on sábado, marzo 25, 2017 | sábado, marzo 25, 2017

José María Carbonell.

Las comparaciones estúpidas abundan muy especialmente en los medios de comunicación en poder de los ricos, la élite. Generalmente son comparaciones traídas de los pelos y sin ningún sustento en la realidad, torciendo esa realidad para equilibrar un proceso con otro, intento a todas luces sin sentido.

Es lo que está pasando con el Acuerdo Final y su Implementación. El veneno de los “periodistas” y “analistas” es patético. Destilan odio por sus poros contra las FARC-EP, a pesar de la seriedad conque la organización insurgente armada ha encarado el proceso de paz, en cumplimiento de sus principios morales y éticos derivados de su filosofía, el Marxismo-Leninismo.

Ningún partido del establecimiento tiene en los actuales momentos una formación ideológica tan sólida como la tienen las FARC-EP. Esa estructuración ideológica se alcanzó durante los duros años de la guerra y ahora en ésta etapa de su ”reinserción” en la sociedad será más evidente. Cuando hablamos de “reinserción” lo hacemos en sentido figurado ya que las FARC-EP han estado siempre “insertados” en la vida colombiana y en las clases populares, de allí el apoyo popular que no permitió que la organización insurgente armada fuera vencida, ni siquiera con la participación de las agencias policiales de Estados Unidos y el Plan Colombia.

Los “analistas” y “periodistas” han tratado de hacer una equivalencia entre el Acuerdo Final para una Paz estable y duradera y el de los narco-paramilitares con Uribe Vélez. Primeramente es imprescindible señalar que éste “proceso” de Uribe Vélez con sus “socios” ha sido un total fracaso. Los “capos” están presos en Estados Unidos por la extradición firmada por el mismo Uribe Vélez.

De los 32.000 narco-paramilitares que se ”inscribieron” en ese proceso –para entregar unas cuantas armas- y se sometieron a la Ley de Justicia y Paz ha habido unos pocos casos resueltos y menos condenas, a pesar de que los narco-paramilitares reconocieron 170.000 asesinatos de hijos del pueblo colombiano. Los narco-paramilitares presos en cárceles de ”máxima seguridad” continuaron delinquiendo desde allí y durante el ”Pacto de Ralito” –sitio en donde se adelantó las conversaciones entre compadres- los narco-paramilitares asesinaron miles de líderes populares, con el silencio y la mirada complaciente del estado.

Los “analistas” han tratado de igualar el proceso de paz con las FARC-EP con la “parodia” de proceso adelantado con los narco-paramilitares. No hay punto de comparación. Algunos comparan la “dependencia de la droga” de las FARC y los narco-paramilitares y señalan el “peligro” de que las FARC pudieran terminar siendo narcotraficantes.

Esos analistas deben despreocuparse. Las FARC son una organización armada insurgente, contrario a los narco-paramilitares que eran –y son- una organización narcotraficante que han sido utilizadas como herramienta contrainsurgente por las fuerzas militares. Las FARC-EP no son narcotraficantes, ellas como ´estado´ que eran en su zonas de influencia cobraban un impuesto a los negocios adelantados por los narcotraficantes que hacían negocios en esas zonas.

Ahora bien, el origen, el desarrollo y los objetivos de ambas organizaciones son diametralmente opuestas y no pueden ser comparadas. Las FARC-EP tienen una filosofía, el Marxismo-Leninismo, y sus objetivos eran –siguen siendo- la toma del poder para el pueblo, por ello el acompañamiento fariano a todas las luchas del pueblo colombiano.

Los ”narco-paracos” son organizaciones delincuenciales comunes que no tienen principios y su objetivo no es luchar por el pueblo, sino precisamente lo contrario, actúan contra el pueblo y los mueven sus propios intereses –el narcotráfico- y los intereses de las fuerzas que los utilizan, militares y politiqueros –contrainsurgencia, enemigo interno, desplazar para apoderarse de las tierras de campesinos e indígenas, etc-.


Podríamos continuar detallando características diametralmente opuestas entre las FARC-EP y los narco-paramilitares que definen una u otra organización, pero no es el objeto de la presente reflexión. Solo queremos señalar que cualquier persona –por menos inteligente que sea- sabe qué son las FARC-EP y como me decía un periodista “ninguna persona que ha conocido a las FARC puede continuar hablando mal de ellas”.
Share this post :

Publicar un comentario

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. CambioTotalRevista - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger