Headlines News :
Home » , , , , , » La génesis y consolidación del narco-paramilitarismo en Colombia. "Algunos" no son "todos" los colombianos.

La génesis y consolidación del narco-paramilitarismo en Colombia. "Algunos" no son "todos" los colombianos.

Written By Allende La Paz - Revista Cambio Total on sábado, noviembre 05, 2016 | sábado, noviembre 05, 2016

La CSJ endosa la culpa del narco-paramilitarismo a la población civil, las cuales eran las víctimas de ese monstruo asesino.

Por: Allende La Paz, Revista Cambio Total. 

La Corte Suprema de Justicia (CSJ) le endosa la culpa de la expansión del narco-paramilitarismo a toda la población de una manera que soslaya la verdadera responsabilidad del estado, del cual ella hace parte.





Sabemos que la creación del narco-paramilitarismo fue aupada por el decreto ley de las CONVIVIR se remonta a la administración de Julio César Turbay Ayala con el Estatuto de Seguridad y defensa de la Democracia en 1978 y su consolidación se dió por medio de la Ley 3567 de 1994 expedida por César Gaviria Trujillo llamando a las bandas de paramilitares como CONVIVIR. En ese contexto es conocido el papel de Álvaro Uribe Vélez en la expansión en Antioquia y Córdoba.

Ello demuestra que su origen y expansión se da de la mano del estado como parte de la política contrainsurgente del Terrorismo de Estado. El narco-paramilitarismo fue la herramienta estatal para adelantar el genocido de la Unión Patriótica (U.P) que develó el contubernio impúdico entre el estado y el narco-paramilitarismo, creación impúdica del “capo” del Cartel de Medellín, los Castaños y militares.

Los jefes narco-paramilitares vivían normalmente en sus casas en Medellín, Córdoba, Santa Marta, Valledupar, etc, y todas las autoridades sabían eso sin inmutarse. Adelantaban así el principio de ”secarle el agua al pez” –el agua la población civil y el pez la guerrilla-, cumpliendo dos objetivos: por un lado aterrorizar a la población civil rural y citadina, aislándola de los movimientos contestatarios de las políticas económicas adelantas por el estado (neoliberalismo, venta de empresas, jornada laboral, etc), al tiempo que rompían el tejido social desarticulando la resistencia a esas nefastas políticas, y por el otro, ”combatir” a la insurgencia armada, aislándola de sus bases históricas e impidiendo un triunfo popular.

Por su parte, la Corte Constitucional, y todas las otras cortes, avalaba toda esa política desarrollada desde la Casa de Nariño –con la orientación de Washington-, aprobada en el corrupto Parlamento y enviada a los jueces para su aplicación. El poder judicial en su conjunto aplicaba la legislación de guerra que desarrollaba el gobierno y el legislativo, convirtiéndose en la parte de la tenaza “legal” que constreñía las libertades de los colombianos.

Mientras en la sociedad los temores fundados se patentizaban por los 5.000 asesinados de la U.P. y los miles de miles de desaparecidos forzados, de ejecutados extrajudicialmente, de masacrados y de desplazados forzos con robo de sus tierras, desarrollando con ésta última la soñada contra-reforma agraria de los ganaderos, terratenientes, de los cuales por lo menos el 85% es responsabilidad estatal.

Ante semejante baño de sangre orquestado desde los centros de poder de la capital y las capitales regionales no puede culparse a ”toda” la población colombiana de connivencia y alcahuetería ya que lo que estaba de por medio era la supervivencia porque es por todos conocidos cómo la gastaban los narco-paramilitares a la hora de ejecutar a la población, motosierra, mochacabezas, torturas, desmembramiento estando vivos, etc.

La CSJ debería más bien reconocer que ellos eran parte de la maquinaria para aplicar las ”leyes de guerra” que les entregaban a los presidentes colombianos y no estar proyectando esa responsabilidad a los colombianos de a pié, sin camisa, ya que ellos eran sus víctimas y con espíritu autocrítica ir al TEP acordado en el Acuerdo Final a realizar su propio acto de contricción de corazón. 

Solo así estaremos transitando de verdad por el camino de reconciliación que los colombianos pobres esperamos de los magistrados de las Cortes y de todo el aparato estatal de justicia.

Fuentes:

El Cartel de Medellín renace como el Ave Fénix - Revista Cambio Total

cambiototalrevista.blogspot.com/.../ecartel-de-medellin-renace-..

 

General (r) Rito Alejo del Río: El ”pacificador ... - Cambio Total

http://cambiototalrevista.blogspot.se/2012/08/general-r-rito-alejo-del-rio-el.html

 

Narcoparamilitarismo NCP: La expansión del narco-paramilitarismo

narco-paramilitarismo-ncp.blogspot.com/.../la-expansion-del-na...
Narco-paramilitarismo

narco-paramilitarismo-ncp.blogspot.com/
Share this post :

Publicar un comentario

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. CambioTotalRevista - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger