Headlines News :
Home » , , » Parar la guerra: un imperativo

Parar la guerra: un imperativo

Written By Allende La Paz - Revista Cambio Total on domingo, noviembre 16, 2014 | domingo, noviembre 16, 2014

LUIS I. SANDOVAL M 17 NOV 2014 - 

Luis I. Sandoval M
Las conversaciones para la Paz en el Caguán, 1998 – 2002, se hicieron con zona de distensión, pero dejando intacto el método de negociar en medio del conflicto lo cual hacía que permanentemente se dieran acciones militares entre ejército regular y fuerzas irregulares de las FARC en muchas regiones del territorio nacional.
Por: Luis I. Sandoval M., El Espectador
Diez años antes, marzo de 1992, ocurrió algo similar. Los diálogos de Tlaxcala, México, adelantados entre el gobierno del Presidente Cesar Gaviria y la Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar (FARC, ELN, Disidencia del EPL) se suspendieron porque el EPL secuestró al dirigente político conservador, de avanzada edad, Argelino Durán Quintero quien murió en cautiverio. Al lamentar el deceso de Durán Quintero el EPL-Frente Libardo Mora Toro expresó: “El necesario recordar que el actual proceso de conversaciones entre el Gobierno y la Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar se realiza sin que existan pactos de cese al fuego” (21.03.92).
Esta experiencia negativa de negociar en medio del conflicto llevó a la Comisión de Notables designada conjuntamente por el Presidente Pastrana y Manuel Marulanda Vélez a recomendar, septiembre de 2001: “Pactar una tregua bilateral entre el Gobierno Nacional y las FARC-EP, en principio de seis meses, en las acciones armadas, término que puede ser prorrogado por acuerdo entre las partes”. Compromisos incluidos: no acciones armadas del Ejército y la Policía contra las FARC-EP, no acciones de éstas contra aquellas, pero sí acciones de las armas oficiales “contra otras agrupaciones o individuos que sigan actuando de manera ilegal”.
Los Acuerdos de San Francisco de la Sombra y de Los Pozos que se firmaron entre 2001 y 2002 para conjurar una crisis del proceso daban curso a ésta y las demás recomendaciones de Los Notables. Precisamente el 20 de febrero de 2002, día de la ruptura referida, estaba prevista la reunión de los negociadores de paz de las partes en San Vicente del Caguán para definir la forma práctica y concreta de dar cumplimiento a los acuerdos contentivos de las recomendaciones.
La sociedad ha aprendido la lección de que el conflicto ahoga los diálogos, por eso ha planteado reiteradamente que ese método es inconducente y que es preciso proceder de otra manera si se quiere realmente adelantar conversaciones que conduzcan a la paz. “Exigencia ciudadana de cese al fuego, o negociación en paz. Aunque para algunos analistas el cese al fuego es un punto de llegada, nosotros insistimos en que en medio de la negociación es conveniente que haya una demostración clara de voluntad de paz por parte de los actores del conflicto, expresada en el cese de las hostilidades” (Redepaz, Sept.99).
La utilidad del cese de fuegos y hostilidades, de acuerdos humanitarios o desescalonamiento del conflicto se visualiza en dos sentidos básicos: acreditar la voluntad de paz ante la ciudadanía y detener la victimización que cada día, cada hora y cada minuto resulta tan costosa a la población inerme. La colombiana es una sociedad con un alto nivel de incredulidad en la seriedad de los diálogos y una sociedad que permanentemente es sometida al dolor y la muerte, su experiencia es negativa y eso ha dejado una profunda huella.
En la actualidad las distintas expresiones del movimiento social de paz aglutinadas en Frente Amplio por la Paz y Clamor Social por la Paz exigimos un cese bilateral de fuegos que se concrete desde ya en un fin de año sin guerra.
lucho_sando@yahoo.es / @luisisandoval
Share this post :

Publicar un comentario

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. CambioTotalRevista - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger