Headlines News :
Home » , , , » Quién pierde con una pateada de la Mesa de La Habana?

Quién pierde con una pateada de la Mesa de La Habana?

Written By Allende La Paz - Revista Cambio Total on lunes, agosto 04, 2014 | lunes, agosto 04, 2014

Domínico Nadal, Cambio Total.

Esperaban el momento para patear la Mesa… Creyeron que tras la arremetida de las FARC-EP, en respuesta del ataque de las fuerzas militares-narcoparamilitares comandadas por el presidente Santos, que éste era el momento. Mas no. Se equivocaron de cabo a rabo.

Todo el mundo miraba –y todavía miran- estupefacto al presidente Santos –quien sin un ápice de vergüenza- decía que el proceso de Conversaciones de La Habana pendía de un hilo porque él, JuanPa, no soportaba que las FARC-EP impidiera que los dueños de Buenaventura y de Colombia –sus amigos y compañeros de clase- sacaran sus mercancías por el puerto del Pacífico. El único que brincaba como saltimbanqui era Uribhitler y no faltó quien le sugiriera que debía cobrar los réditos de la actual situación.
Mas la realidad –terca, como siempre-, le está mostrando lo que perdería la oligarquía si decide ”patear la Mesa de La Habana”, como ayer hicieron con los Acuerdos de La Uribe –y su Cese de Fuegos- y con la Mesa de Tlaxcala. En primer lugar, el 60-80% del pueblo colombiano –ese que no le come cuento al discurso del establecimiento en boca de JuanPa- le importa un bledo lo que diga el mequetrefe de la Casa de Nari. 

Porque hay que decir la verdad. Todos son unos mequetrefes mandados por los gringos del norte.
Patear la Mesa de Conversaciones de La Habana, en momentos en que sus propios medios dicen que ”nunca antes se había avanzado tanto con las FARC-EP”, sería el más craso error político. Y favor que le harían a las FARC-EP. Porque como conocemos a las FARC-EP –porque nuestro trabajo se desarrolla en ”zonas guerrilleras”- sabemos que no están contentos con lo que se ha acordado y, sobre todo, con lo que falta por acordar. Cosas que probablemente no llegarán a ningún acuerdo porque de lo que se trata es precisamente de abordar –y atacar- las causas que dieron origen al Conflicto Interno Colombiano.


Causas como la enorme desigualdad económica –producto del capitalismo neoliberal que implantaron desde el gobierno de César Gaviria Trujillo-, al punto que Colombia es el tercer país con más desigualdad en latinoamérica. Si de derechos políticos y humanos hablamos veremos que el estado colombiano y sus gobiernos practican el Terrorismo de Estado de la DSN, el cual ha arrojado más de 966.000 víctimas mortales y más de 6 millones de desplazados forzosos. Si de derechos hablamos tendremos que mencionar el derecho a la tierra que tienen los campesinos colombianos, los que siembran la comida conque se alimentan todos, absolutamente todos los colombianos, incluídos JuanPa, a menos que él sea cuerpo glorioso.Esos campesinos que han soportado la política de desplazamiento forzoso adelantado por las fuerzas militares-narcoparamilitares, las cuales si hacemos un consolidado se ha convertido en un Cartel más del narcotráfico (o por qué creen que muchos jóvenes desean enrolarse para traficar sin ninguna cortapisa).

Que el gobierno de JuanPa es un gobierno oligárquico –como el de Uribhitler era mafioso totalmente-, lo demuestra el hecho que a las compañias –nacionales y multinacionales- cada día les rebajan los impuestos y les flexibilizan la jornada laboral de los trabajadores, a fin de que sus dueños obtengan los máximos beneficios. Que no es un gobierno que siquiera guarde las apariencias está patentizado en el hecho de que los desastres ocasionados por el invierno –dejó más de 4 millones de damnificados, a los cuales no les llegó ni un peso-, y ahora por la sequía provocan la más calamitosa situación en los colombianos pobres, de a pié. Y si miramos la Salud, la Educación sabemos que ese gobierno –como el de Uribhitler- le importa un pepino las necesidades de los pobres. Ni se diga del famoso programa de ”Vivienda Gratuita” que de gratuita no tiene nada porque los colombianos pobres tienen que pagar dos millones de pesos –dos millones!- para poder inscribirse en el mencionado programa, y algunos ya inscritos y pagada la cuota tienen más de tres años de estar esperando que el ”milagro de la casita” se haga realidad.


La realidad nos está mostrando unas FARC-EP pujantes, combativas, con la moral en alto; contrario a unas fuerzas militares-narcoparamilitares que por mucho dinero que les den, los soldaditos –los que ponen el pecho a las balas guerrilleras- saben que quienes se lucran de esos dineros son las cúpulas de los mandos militares. Así las cosas, dicen los sabios de la guerra que ésta se gana sea en el campo de batalla, sea en la Mesa de Conversaciones. 

Y en la Mesa se gana cuando se atacan las causas de la guerra, se subsanan todos los errores cometidos durante los años de guerra, se establecen comisiones de la Verdad, y se exorcisa la memoria de los muertos, que increíblemente todos son hijos del pueblo. No hay un solo oligarca en ella. Por ello, hemos sostenido que quien pierde –siempre y por siempre- no es el pueblo que ha puesto los muertos, sino la oligarquía que ya no podrá seguir manejando el país a su antojo porque frente a él está un pueblo luchador, verraco, deseos de crear una Nueva Colombia.
Share this post :

Publicar un comentario

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. CambioTotalRevista - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger