Headlines News :
Home » , , , , » A hablar de Paz en serio. Qué significa?

A hablar de Paz en serio. Qué significa?

Written By Allende La Paz - Revista Cambio Total on domingo, julio 06, 2014 | domingo, julio 06, 2014


Cambio Total.

Una publicación de la Agencia de noticias UN  –de la Universidad Nacional- nos da cuenta que “cada colombiano tiene su propia concepción de Paz”. Y se escandalizan. Por qué? Acaso no es cada ser humano un universo? Acaso no somos indivudialidades que “sumando” de mil maneras esas indvidualidades llegamos a ser el “colectivo”? Acaso cada idea que tiene cada colombiano sobre la Paz no es el “imaginario indivual-colectivo” que hemos atesorado?

Ah, diferente es que desde los medios oligárquicos –y la agencia UN es del sistema imperante y lo reproduce- pretenda hacerse la “homogenización” del pensamiento de los colombianos. Ah, diferente es que los medios en poder de la oligarquía pretendan que la opinión que ellos producen y reproducen sea la única verdadera. No.

Evidentemente que las expectativas de cada colombiano sobre la Paz son diferentes, de acuerdo con sus insumos. Un obrero tendrá como símbolo de Paz que la explotación, por lo menos, sea menos violenta. Un campesino tendrá que el estado cumpla sus obligaciones y supla sus carencias ancestrales de despojo de tierras, desplazamiento, salud, vivienda, largamente incumplidas por el Estado en toda su historia. Un estudiante conceptuará que la Paz es además de un mejor país, una profunda reforma educativa que posibilite a los sectores de más bajos recursos económicos el acceso a la educación. La mujeres tendrán su propia opinión y así todas las clases y sectores de la sociedad.

Entonces, lo que está en el centro de la discusión en la Mesa de La Habana, es precisamente que el Estado colombiano tiene que modernizarse porque el lastre que carga es del siglo 19, ni siqueira del veinte. Decimos “modernizarse”, lo cual implica “reformas” estructurales ya que el obsoleto estado que usufruta la oligarquía es un estado supremamente atrasado en la historia. La tenencia de la tierra, por ejemplo, es una tenencia feudal, en donde el terrateniente-ganadero es quien determina salarios y relaciones de producción, y ahí no hay estado-santo que valga. Por ello, la política de desplazamiento forzado –agenciada desde el Estado- sigue produciendo millones de desplazados –más de 1 millón en el gobierno Santos- sigue aplicándose impúnemente y para eso tampoco hay organismo internacional que valga, lo único que hacen es denunciar el “fenómeno”. 

Y así, todas las esferas de la vida estatal están impregnadas de un total marasmo derivado de las atrasadas concepciones que prevalecen en el estado, y la frondosa burocracia estatal no se mueve sino es al calor de las “mordidas”, lo cual equivale a decir que el que paga –el rico- obtiene por lo que ha pagado. Modernizar este paquidérmico y atrasado Estado es la tarea de las FARC-EP –por mandato popular- en la Mesa de Conversaciones de La Habana y hacer que siquiera los delegados gubernamentales acepten la necesidad de tratar, por ejemplo, la feudal tenencia de la tierra –que ni siquiera tiene un Censo Agrícola- se tropieza con el muro de la sacrosanta propiedad privada Un muro peor que el Muro de Berlín), propiedad privada conseguida a fuerza de asesinatos, desaparecidos, ejecutados extrajudiciales, masacres y desplazados. De hecho, las cifras del gobierno nacional sobre empleo y pobreza nunca contemplan el millón de colombianos que son arrojados a la pobreza y la marginalidad producto de esas políticas de desplazamiento y despojo.

Hablar de la Paz en serio implica “coger el toro por los cuernos” –así no le gusten a Petro las corridas (por qué no prohiben las violaciones de derechos humanos?)- y modernizar todo el Estado, que en las actuales circunstancias casi que equivaldría a crear nuevos cimientos y nuevos edificios, cimientos que deben ser sólidos y no como las “cajitas de cartón” del Space, construído por ricos para clase media, para que se mueran los otros si se derrumba.

Evidentemente que aquí sale otro “inamovible” muro de Israel que es el de que “no está en discusión el modelo económico-político” y, mucho menos, las fuerzas militares –narcoparamilitares-, olvidando que precisamente ese modelo y ese estado fue el que dió origen al conflicto interno cuando en 1964 agredió a la vereda Marquetalia, incendiando el país y lo convirtió en “laboratorio de contra-insurgencia”, cuyos frutos hoy los vemos en los 6,7 millones de vítimas y convirtió a Colombia en país exportador de muerte por cuenta de las “asesorías” que las fuerzas militares colombianas hacen a otros países latinoamericanos, a un paso de convertirse el el “Israel suramericano”, sueño dorado del presidente Santos.

Debemos, entonces, si queremos la Paz de verdad, hablar en serio... No sigan con mentiras, Santos, por favors.
Share this post :

Publicar un comentario

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. CambioTotalRevista - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger