Headlines News :

Sin amor al prójimo

Written By Allende La Paz - Revista Cambio Total on jueves, junio 22, 2017 | jueves, junio 22, 2017

Domínico Nadal, El Cuento de la Semana.

Dicen los viejos sabios que… había un país muy religioso. O eso aparentaba ser.

Iban todos los domingos a misa. Oraban antes de ingerir sus alimentos. En las noches rezaban el Rosario. Se daban golpes de pecho y constreñían su corazón.

Y hasta ahí llega su piadosa cristiandad. De ahí en adelante no hay un mínimo de piedad con sus semejantes. Eran dueños de haciendas y en ellas sometían a los trabajadores a la más despiadada explotación. Jornadas laborales que se extendían desde las 3 de la madrugada (con el ordeñ de sus vacas) hasta las 5-6 de la tarde (con el encierro de las vacas).

Eran defensores a ultranza de sus posesiones. Ni un milimetro de tierra dejaban que ensuciaran las manos de los pobres. Si los pobres pretendían apoderarse de la tierra les respondían con sus armas. Armas aceitadas por la burocracia oficial que siempre y por siempre defendían la propiedad privada.

Propiedad privada acrecentada por el despojo de las tierras que los colonos iban civilizando con duras jornadas de trabajo. Los hacendados esperaban que los colonos civilizaran esas tierras y luego les enviaban sus ejércitos de matones para que recuperaran “sus tierras” porque según ellos hasta los baldíos eran de su exclusiva propiedad.

Al que se resistía lo mataban. Al que se negaba a entregar la tierra lo desplazaban forzosamente. Fuera! Ustedes no tienen cabida en nuestro ordenamiento territorial, decían. Y siguieron enriqueciéndose al acumular tierras en su poder, amen de la explotación de ”sus” trabajadores.

Para los hacendados era normal vivir en guerra. La guerra era el caldo de cultivo de sus riquezas. Por ello nunca permitieron que se hablara de la Paz. El que lo hiciera lo mataban, también. Y para adelantar la guerra tenían a su ”estado”. Miles de millones de pesos mal gastados en la guerra, cuando con esos millones hubiera sido suficiente para resolver todos los problemas de los pobres.

Incluso obligaron a sus trabajadores a votar contra el Acuerdo de Paz que firmó el gobierno con la guerrilla. Se oponen con todo a que haya paz en su país. Incluso siguen matando a los líderes populares defensores de derechos humanos, incluído el derecho a la paz y a la vida.

Los “patronos” llegan a sus casas después de haber realizado sus no heroicas acciones. Se lavan las manos y pasan a comer. Oran. Le piden perdón a su Dios. En la noche rezan el Rosario y se acuestan. A veces hacen el “amor”. Y roncan…


“Oración de camándula durante el día y perversiones sexuales durante la noche”. Su Dios no absuelve sus pecados. No hay amor al prójimo, como predijo Jesús. No basta rezar...!!!
Share this post :

Publicar un comentario

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. CambioTotalRevista - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger