Headlines News :

Sin afrenta a los militares

Written By Allende La Paz - Revista Cambio Total on miércoles, junio 21, 2017 | miércoles, junio 21, 2017

Hernando Vanegas Toloza, Postales de Estocolmo.

La implementación del Acuerdo de Paz entre las FARC-EP y el gobierno de JM Santos –en representación de todo el estado- continúa. No sin dificultades. No sin ”palos en la rueda”.

Las dificultades son ”normales”. Incumplimientos, modorras, retrasos, etc. Algunos funcionarios insisten en obstaculizar la implementación. También hay un grupillo que parece que no sabe sintonizarse con los nuevos aires que se respiran en Colombia. Tampoco eso es extraordinario. Siempre hay y habrá trogloditas que estén en contra de todo. De lo bueno y de lo malo. De lo hecho y lo no hecho.

Mas una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa. El grupillo de los Oficiales en retiro –”en uso de buen retiro”- sigue empecinado en enviar cartas al presidente Santos “sentando su posición”. Eso está bien, también. Que se manifiesten. Es preferible un enemigo frentero a uno agazapado.

Que los oficiales en “uso de buen retiro” sigan enviándole cartas al presidente Santos. Esas cartas no hacen daño. Por el contrario, hacen bien ya que muestran a los colombianos de “buena fe” que el camino que señalan los oficiales en uso de buen retiro no es el correcto. En ningún sentido.

En momentos en que el país está construyendo la Paz, los oficiales “en uso de buen retiro” continúan con sus posiciones guerreristas. Consideran una “afrenta” que el presidente de la República, JM Santos, haya llevado a los miembros de las FARC-EP a la escuela de aviación de Cali. Mas no analizan la situación en que el evento se presentó. No entienden que fue una situación fortuita, un imponderable, que llaman.

El mal tiempo impidió llegar a La Elvira (Cauca), a donde se dirigían, y con la presencia de delegados internacionales también, hubo que realizar el acto desde la Escuela de Aviación. Un acto histórico.

Qué bien que se hizo allí. Un gesto más de Paz del señor presidente de la República, comandnate supremo de las fuerzas militares colombianas. Comandante actual. No ”en uso de buen retiro”. Un gesto más que nos demuestra que la Paz está asentada sobre bases cada vez más sólidas.

Las cabezitas obtusas, estrechas, no entienden –no quieren entender- que la guerra con las FARC-EP se terminó. Mejor dicho, que el evento mencionado culminaba la última parte de la dejación de armas por parte de las FARC-EP, la guerrilla más Antigua y experimentada del mundo, la cual entre otras cosas no fue vencida por las fuerzas militares estatales con todo su poderío (será eso lo que le produce “roncha” a los oficiales?) y por eso se tuvo que adelantar el proceso de paz.

Ahora bien, si alguien ha sido respetuoso del honor de los militares estatales han sido precisamente las FARC-EP. Tuve conocimiento, contado por miembros de esa guerrilla, que el comandante de las FARC-EP, Manuel Marulanda, insistía en darles el trato merecido a un enemigo. Ni siquiera permitía que les dijeran la ”bota militar”, ”pata e´cuero”, o ”tombos”, y, mucho menos, que les dieran tratos deshonrosos de su condición militar. Al enemigo se respeta como enemigo era la orientación al interior de las FARC.

Quizá valdría la pena que los oficiales ”en uso de buen retiro” –afortunadamente ya no son oficiales en servicio activo- releyeran la actitud de respeto que el Libertador Simón Bolívar prodigó a su encarnizado enemigo Pablo Morillo cuando se sentaron a discutir sobre la guerra que adelantaban ambos en representación de los pueblos de latinoamérica y de la corona española.

También es importante resaltar que entre las FARC-EP y el personal militar encargado de su seguridad en las Zonas Veredales (ZVTN) se han ido estableciendo lazos que nos hacen pensar que la reconciliación no es imposible en nuestro país. Hay muchos ejemplos de ello. Definitivamente en estos momentos tenemos que ”exorcisar” los propagandistas del ”Apocalipsis”. No podemos permitir que, bajo una supuesta historia, nos condenen a 100 años más de guerra. No dejemos que la desesperanza se disemine como una infección en el cuerpo de la Paz.

El pueblo colombiano es amante de la Paz. Lo ha demostrado cientos, miles, de veces. Las manifestaciones del Silencio y demás expresiones son muestra de ese amor por la paz. También de su disposición de luchar por la paz, incluso al costo de la vida misma.


Definitivamente tenemos que Humanizarnos en vez de barbarizarnos, Universalizarnos en vez de humanizarnos. 

Share this post :

Publicar un comentario

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. CambioTotalRevista - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger