Headlines News :
Home » , , , , , » Colombia. “Existe complicidad entre paramilitares y un sector del Ejército para acabar con el proceso de paz”

Colombia. “Existe complicidad entre paramilitares y un sector del Ejército para acabar con el proceso de paz”

Written By Allende La Paz - Revista Cambio Total on sábado, mayo 06, 2017 | sábado, mayo 06, 2017

Por Gorka Castillo, La Marea / Kaos en la Red.
Invitado por la comunidad Santo Tomás de Aquino, Abilio Peña (Bogotá, 1966) es un teólogo y filósofo que, desde hace casi 20 años, forma parte de la Comisión de Justicia y Paz que acompaña a las comunidades campesinas más vulnerables de Colombia en el proceso de protección frente a la agresión, tenga el signo que tenga. En la actualidad, vive en una de las regiones más bellas del país y al mismo tiempo más brutales en cuanto a la expresión de la violencia paramilitar, el departamento del Chocó, en la frontera con Panamá.
Peña alerta de los peligros latentes que amenazan los acuerdos de paz firmados entre el gobierno y las FARC, el 26 de septiembre de 2016 en La Habana. Su relato de la actualidad es demoledor. El representante de Justicia y Paz habla de la falta de voluntad del gobierno para desactivar los grupos paramilitares que siguen actuando con total impunidad en aquellas regiones donde la guerrilla se ha replegado en cumplimiento de los acuerdos. Y no olvida que aún se cometen asesinatos. “Hasta 120 en los últimos meses”, revela.

El cumplimiento de los Acuerdos de Paz firmados entre el Gobierno de Colombia y las FARC vive hoy un momento difícil. ¿Qué sucede?
Desde el comienzo del proceso en enero, podemos constatar la presencia de grupos armados paramilitares en varias cabeceras municipales abandonadas por las FARC en cumplimiento de los acuerdos. En estos momentos, 1.200 campesinos de la región del Chocó están protestando por el incumplimiento de los acuerdos y, en concreto, por la presencia paramilitar en su territorio. Somos testigos de estos hechos porque acompañamos a comunidades campesinas en municipios como Cacarica, Curvaradó y Jiguamiandó. Sólo el pasado año, en la medida que las hostilidades armadas entre guerrilla y ejército disminuyeron casi a cero, comenzaron a incrementarse los asesinatos de líderes políticos y defensores de los derechos humanos a manos de estos grupos. La Defensoría del Pueblo colombiano ha verificado 120 crímenes en este último año. Esta es una de las más contundentes amenazas al proceso de paz de Colombia, aunque no la única.
¿A qué peligros se refiere?
En las últimas semanas también se han asesinado a miembros de las FARC que salieron de la cárcel indultados tras los acuerdos de paz, y también a familiares de guerrilleros.
¿Qué grupo está detrás de estos crímenes?
Las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), un grupo paramilitar compuesto por muchos integrantes que en su día formaron parte de las AUC [Autodefensas Unidas de Colombia]. Rastrean los mismos caminos, van a las mismas comunidades y utilizan el mismo discurso de seducción con los campesinos: dinero y un supuesto progreso a cambio de plantar coca.
¿Qué actitud tiene el Gobierno con estas estructuras paramilitares?
Hasta ahora no ha mostrado ningún interés por desmantelar estos grupos. Esta actitud responde al enquistamiento histórico del paramilitarismo en Colombia. Lo que se conoce como parapolítica no se ha acabado porque es una expresión social, política y económica enraizada al más alto nivel. Nosotros hemos hecho informes de la producción del banano que se compra en Europa y EEUU y sabemos que las empresas utilizan a estos grupos armados. Es el caso de Chiquita Brands o Banacol, por poner algunos ejemplos. Este tipo de firmas no quieren que se consolide el proceso de paz y, lo que es más grave, cuentan con el apoyo de algunos miembros del Ejército. La prueba es que el pasado mes de enero, 45 casas de la comunidad de Curvaradó fueron marcadas con las siglas AGC, a pesar de que a cinco minutos se encontraba el batallón 54 del Ejército de Selva. Quiero decir que hay elementos importantes que desean que el proceso de paz fracase.
¿Por qué?
Porque consideran que hubo concesiones demasiado importantes a la guerrilla y a las comunidades campesinas. No hay que olvidar que el conflicto armado colombiano tiene su origen en el campo, en la distribución y propiedad de las tierras.
Pero el presidente Juan Manuel Santos ha dicho en varias ocasiones que combatirá a este tipo de grupos irregulares
El problema es que existe complicidad entre los paramilitares y ciertos sectores del Ejército. El exembajador estadounidense Myles Frechette acaba de asegurar que una parte de los militares agrupados en ACORE, la Asociación de Oficiales Retirados de las Fuerzas Armadas de Colombia, tienen chantajeado al presidente Santos. Y, efectivamente, así es a tenor de los comunicados que realizan, cuyo contenido está cargado de expresiones ultraconservadoras y muy favorables a las salidas violentas. Luego está el Centro Democrático de Álvaro Uribe, con quien el Gobierno no ha sido capaz de confrontar claramente los argumentos de su oposición al proceso de paz. Tras el ‘no’ en el plebiscito se hicieron demasiadas concesiones a este partido. Cesiones a demandas que, por otra parte, también son convenientes con el sector que representa el presidente Santos.

¿Qué tipo de concesiones se hicieron?
A los sectores de la agroindustria y abriendo las puertas a una inversión que golpea la economía campesina. Por ejemplo, los 15 millones de hectáreas que no están produciendo en el llano son la despensa para China e India. Hay una lógica de priorizar a estas empresas sobre la explotación campesina, y en esto hay coincidencias entre Santos y Uribe. No hay voluntad de someter a las estructuras paramilitares. Hemos hecho una propuesta piloto para desmantelar a las AGC en Urabá donde hay paramilitarismo, hay economía del narcotráfico y hay empresas vinculadas a grupos irregulares pero no hay interés de poner la lupa en esta zona porque quedaría en evidencia la voluntad de llevar adelante el proceso.

Su relato produce la sensación de que se vive un estado de provocación para que vuelva la guerra a Colombia.
Es una provocación que puede tener graves consecuencias, sí.

¿No teme que puedan acusarle de estar defendiendo a las FARC?
Defiendo los acuerdos de paz firmados y que no vuelva suceder lo que hemos vivido a lo largo de los 52 años de conflicto armado en este tipo de procesos, que ha sido el incumplimiento por parte del Estado. Tenemos una historia en Colombia que, si no lo resolvemos ahora, podemos dar al traste con este nuevo intento.

¿Por qué ganó el ‘no’ el referéndum sobre los acuerdos de paz?
Fue un golpe muy sensible a la esperanza. Una alta corte colombiana hizo un auto en el que demostró que había habido un engaño burdo al elector. El director de la campaña del ‘no’ uribista reveló públicamente que buscaron un asesor brasileño que les dijo qué mensajes debían de difundir según las zonas del país. No recuerdo el orden pero eran: si gana el ‘sí’ Colombia será como Venezuela, las pensiones se perderán y esto será el libertinaje moral por la cuestión de género. No hubo campaña pedagógica. Fue un desastre. La apatía y la indiferencia del gobierno a favor del ‘sí’ fueron totales.

El Nobel de la Paz ha sido otorgado al presidente Juan Manuel Santos por lograr estos acuerdos.

Es la imagen que ha sabido vender en el exterior porque su voluntad está en entredicho. En Colombia hay muchos otros que se merecen ese galardón. Hay quien asegura que Santos aspiraba a ese premio como su corona. Pues ahí lo tiene.
Share this post :

Publicar un comentario

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. CambioTotalRevista - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger