Headlines News :
Home » , , , , , , » Narco-paramilitarismo, la guerra sucia contrainsurgente sigue en Colombia

Narco-paramilitarismo, la guerra sucia contrainsurgente sigue en Colombia

Written By Allende La Paz - Revista Cambio Total on miércoles, marzo 08, 2017 | miércoles, marzo 08, 2017

Allende La Paz.

Vuele y juega. Se destapa nuevamente el narco-paramilitarismo como la herramienta estatal contra-insurgente. Aprovechan los ”enemigos de la Paz” –algunos militares en servicio activo y en retiro, algunos politiqueros tradicionales, y los narcotraficantes que se lucran de ambos delitos- que las FARC-EP en virtud del Acuerdo Final deben permanecer 180 días en las Zonas Veredales (ZVTN).

No es sorprendente que las bandas narco-paramilitares se estén expandiendo en todo el territorio nacional. Por sí solos, los narco-paramilitares no tienen la capacidad para copar todo el territorio nacional. Debe entonces haber una ”mano negra” detrás de ellos para diseminar ese crecimiento. Ya sabemos quiénes son y por qué lo hacen.

El Bloque Dominante de Poder –liberales, conservadores, la U, el CD, Cambio Radical, etc- continúa desarrollando la guerra contra-insurgente contra el pueblo colombiano. A partir de la firma del Acuerdo Final para una Paz estable y duradera se abrieron las compuertas del narco-paramilitarismo y las ejecuciones están en ascenso y a la orden del día.

Desde 2011 hasta 2015 –en pleno funcionamiento de la Mesa de La Habana entre el Gobierno y las FARC-EP por una salida política al conflicto armado- el Terrorismo de Estado produjo 534 ejecuciones de líderes populares. En 2016 fueron 120 y en lo corrido de 2015 ya van más de 17 ejecuciones de líderes populares sociales. En total 671 líderes populares han sido asesinados –ejecuciones extrajudiciales- por las balas y las armas blancas asesinas de los ”enemigos de la Paz”.

Llama la atención también que el sector supuestamente comprometido con la Paz no haga denuncia de éstos hechos. Ni los politiqueros tradicionales, ni los militares que “están por la Paz”, ni las Cortes, nadie del “establecimiento” dice “esta boca es mía” para condenar el accionar narco-paramilitar. Sabido es que “el que calla otorga” y esa aprobación silenciosa da más fuerza a los asesinos para continuar con el exterminio de los líderes populares.

Es más, desde el gobierno el ministro de Defensa niega la existencia del narco-paramilitarismo ”como tal”, como si el cambio de nombre de los narco-paramilitares fuera suficiente para cambiar su esencia.


También es sabido que la Fiscalía no mueve un dedo para investigar los asesinatos de los líderes populares y, desde luego, no hay ni UN detenido por estos hechos criminales. Esto desde luego no es extraño en un país con un alto grado de impunidad para todos los delitos, el 97%, razón por la cual las FARC-EP plantó la Justicia Especial para la Paz (JEP).
Solamente hemos leído una denuncia de la Defensoría del Pueblo (que no es gobierno), pero esto es como una gota de lluvia en un desierto. Es un hecho perdido en el océano de la impunidad y corrupción colombiana.

Evidentemente, como lo hemos denunciado en anteriores ocasiones, la Guerra sucia –“preventiva”- contra el pueblo la siguen adelantando los gobiernos de la élite en el poder. Ella está basada en la Doctrina de Seguridad Nacional (DSN) y ahora que no tienen ninguna excusa ya que las FARC-EP están en proceso de legalización tratan de terminar de romper el tejido social popular a fin de seguir implementando las políticas neoliberales, salvajes, de escamoteo de las reivindicaciones populares, flexibilización laboral, no pago de horas extra ni recargos nocturnos, aumento de la edad de pension, etc. Ese es el quid de la cuestión.

Mas nuestro pueblo no se dejará asesinar impúnemente. De continuar esta situación estamos seguros que desarrollará la Resistencia de Masas de mil maneras a fin de impedir la ejecución de sus líderes. Para ello contará con el Nuevo Partido que surgirá de la transformación de las FARC-EP en partido político legal. Ahora llegar a las poblaciones y las masas será mucho más fácil a fin de organizarnos y movilizarnos, y detendremos con la Implementación del Acuerdo Final el desangre de los líderes del pueblo colombiano.

Ya los comandantes de las FARC-EP están realizando las denuncias correspondientes por el asesinato de los líderes populares. Toca que las organizciones gremiales, las sociales, etc, se movilicen por la denuncia y el combate del narco-paramilitarismo, al igual que exigimos del Gobierno Nacional directrices claras en ese sentido.


BASTA YA ! De no hacerlo, volveremos a caer en el espiral de la violencia que queremos erradicar de la vida del país.
Share this post :

Publicar un comentario

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. CambioTotalRevista - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger