Headlines News :
Home » , , , , , , » Los incumplimientos del Gobierno a la implementación del Acuerdo Final con las FARC-EP

Los incumplimientos del Gobierno a la implementación del Acuerdo Final con las FARC-EP

Written By Allende La Paz - Revista Cambio Total on sábado, febrero 11, 2017 | sábado, febrero 11, 2017



Hernando Vanegas Toloza, Postales de Estocolmo*.

Hemos tenido siempre el pálpito de que el gobierno de Juan Manuel Santos terminará incumpliendo lo que firmó en La Habana, en Cartagena y en el Teatro Colón, es decir, sería inferior al compromise adquirido con las FARC-EP, con el pueblo colombiano y con la comunidad internacional.

Por “como es el desayuno se sabrá como es el almuerzo”.  Y el desayuno que sirven en la Casa de Nariño –palacio presidencial- no satisface el apetito del pueblo colombiano, el cual a pesar de su pobreza está acostumbrado a un desayuno que le de fuerzas para enfrentar la dura jornada laboral que se extiende más allá de 12 horas y sin pago de horas extras ni recargos nocturnos, amen del pago de un pírrico salario mínimo.
Las FARC-EP ha demostrado su seriedad frente al proceso de paz y frente al pueblo colombiano y la comunidad internacional. Su estatura política la ha demostrado en las discusiones y diálogos en La Habana, cuando el resultado adverso del Plebiscito, y ahora cuando el gobierno empieza con sus históricos incumplimientos.

El Gobierno de Juan Manuel Santos, por su parte, se ha caracterizado por hacerle “conejo” –incumplir- cuanto acuerdo ha firmado con las comunidades que se movilizan en protesta de las políticas neoliberales que adelanta su gobierno, ejemplo lo tenemos que el año pasado los campesinos tuvieron que realizar otro Paro Agrario para que el gobierno cumpliera el acuerdo firmado dos años antes con los campesinos a fin de cesar el Paro Agrario que dejó sin alimentos las grandes ciudades colombianas.

Los incumplimientos del gobierno Santos frente al compromiso adquirido al firmar el Acuerdo Final para una Paz estable y duradera son variados. Veamos:

Plebiscito

El Plebiscito fue impuesto unilateralmente por el gobierno Santos en la creencia de que era “pan comido”, que era una cuestión de simple trámite y desdeñó la posición y advertencias de las FARC-EP y de connotados analistas y autorizadas voces expertas en los aspectos legales. Queda la sensación de si no fue un “conejo” a las FARC-EP –entre la dupla Santos-Uribe- a fin de ponerle una camisa de fuerza para disminuir los alcances del Acuerdo Final pactado y lograr así reducir la Resistencia de las FARC-EP, lo cual no habían alcanzado por la vía militar.

Liberación de Simón Trinidad

Las FARC-EP siempre han reivindicado la repatriación de Simón Trinidad y fue nombrado miembro de la delegación de Paz en lo atinente a la entrega de armas. La promesa del gobierno Santos fue de tramitar la solicitud de repatriación de Trinidad ante el gobierno de los Estados Unidos, cosa que incumplió se vino a saber posteriormente a la salida de la presidencia de Barck Obama. En éste caso el gobierno mintió flagrantemente a las FARC-EP.



Incumplimiento en la aplicación de la Amnistía de los guerrilleros y líderes sociales presos politicos

El Acuerdo Final firmado entre el gobierno (represntando al Estado) y las FARC-EP contempla la liberación de todos los prisioneros guerrilleros y líderes sociales presos acusados de ser o guerrilleros o auxiliadores. El estado –a través del Fiscal General de la Nación- ha intentado meterle mano al Acuerdo Final –ya pasó la etapa de negociación y ya está firmado- tratando de retrotraer el Acuerdo Final a una ”nueva” negociación o a torpedear la Implementación al colocarle trabas de tipo burocrático para esa liberación, de la cual son expertos las autoridades colombianas, especialmente las judiciales cuando de liberar prisioneros populares se trata.

Llama la atención que los funcionarios estatales se las den de legos y no entiendan que un Acuerdo de Paz una vez firmado no puede ser modificado por el querer de los funcionarios estatales pretextando cuestiones legales y, mucho más, el silencio del gobierno ante estas arremetidas, lo cual nosh ace pensar si no hay acuerdos “por debajo de la mesa”, para usar una comparación muy de boga hoy en día con los escándalos de corrupción que estremecen al estado, a la clase política, y a los empresarios colombianos, corrupción que es inherente al Sistema capitalista y especialmente con su modelo neoliberal.


Incumplimiento en la construcción de los campamentos veredales (ZVTN)

Cuando el país presenció la más amplia movilización de una guerrilla en el mundo por muchos años, o siglos, y la respuesta popular de todos, adultos, viejos, niños, mujeres, saludando con banderas blancas y tocando a sus “muchachos”, el gobierno de Juan Manuel Santos incumple por enésima vez al pueblo y nada había construído en las Zonas Veredales (ZVTN), a fin de dar cumplimiento al Acuerdo Final.

La Agencia noticiosa de la guerrilla –NC Noticias- se apunta un éxito ya que informó al segundo, milimétricamente, la situación que estaban viviendo, acompañado por los medios alternativos, lo cual obligó a los diarios burgueses a “informar” sobre ésta situación y al gobierno, a través de los encargados de la ejecución de la construcción de los campamentos, a dar explicaciones. Explicaciones que demuestran la más complete ineptitud de unos funcionarios público ya que si para el gobierno Santos lo más importante es la entrega de armas, con actitudes como las mostradas en las zonas veredales se da al traste con un objetivo gubernamental central.

Éste episodio ha mostrado una guerrilla seria que en algunos casos tuvo que regresar a la zona de preconcentración –caso del comandante Pablo Catatumbo y su tropa guerrillera-, a la espera del cumplimiento gubernamental. Igualmente las FARC-EP han demostrado al pueblo que son una guerrilla seria, no una guerrilla de espectáculo o de internet, cuyos objetivos los tiene claramente definidos y que su objetivo central es y sigue siendo la toma del poder para el pueblo.

Incumplimiento en el combate al paramilitarismo

Una preocupación mayor tiene el pueblo colombiano –y las FARC-EP naturalmente- con la presencia de los grupos narco-paramilitares alrededor de las Zonas Veredales –ZVTN-, reactivados después de la firma del Acuerdo Final como en las épocas del narco-paramilitarismo de Carlos Castaño que se movilizaba impunemente por todo el territorio nacional de la mano de la alta oficialidad military (Rito Alejo del Río, Montoya, Uscátegui, etc, etc).

Es de señalar que los grupos narco-paramilitares en ningún momento se desmovilizaron y el Terrorismo de Estado persiste en todo el terrotiro nacional. El asesinato –ejecuciones extrajudiciales- de 534 activistas populares entre 2011 y 2015, la ejecución durante 2016 de 114 líderes populares sociales, y de 15 líderes sociales durante el primer mes de 2017, son muestra de la veracidad de la persistencia del Terrorismo de Estado adelantado contra el pueblo colombiano.

No sobra advertir que algunos altos oficiales de las fuerzas militares adoptan una actitud de permisividad, cuando no de apoyo, frente a las bandas narco-paramilitares, como está siendo ejemplarizado por las mentiras propaladas por un alto oficial militar encargado de la seguridad de la zona de La Gabarra al negar la presencia narco-paramilitar en la zona (Águilas Negras), lo cual obligó al bloqueo por parte de los campesinos residentes en la zona a fin de que la Comisión de Verificación haga la evaluación correspondiente. Es de recordar que algo similar ocurrió en 1999 cuando los campesinos denunciaban la presencia narco-paramilitar, la cual era negada por los militares, presencia  que dejó un saldo de más de 6.500 campesinos asesinados, muchos de ellos desaparecidos.

El comandante de las FARC-EP, Timoleón Jiménez, ante ésta situación de peligro exigió al Gobierno Nacional la implementación del “punto 6.1.9 del acuerdo final que se refiere a la implementación y puesta en marcha de la unidad encargada de la ivestigación y desmantelamiento de las organizaciones sucesoras del paramilitarismo”.


Conclusión

Ante tras repetidos incumplimientos es necesario exigir por parte de la ciudadanía, por todos aquellos que querramos la Paz de verdad, exigir al gobierno el cumplimiento de los acuerdos del Acuerdo Final para una Paz estable y duradera.

Debemos encarar ésta fase histórica sin fatalismos ni triunfalismos. Sabemos que nada de lo que se logre implementar en la práctica será por la acción movilizadora del pueblo y no un regalo de la oligarquía en el poder. Nos corresponde como pueblo salir a defender el Acuerdo Final como nuestro ya que de su cumplimiento por parte del gobierno Santos dependerá en gran medida arrancar la construcción de una Nueva Colombia en Paz y Justicia Social sobre bases seguras.

No permitamos que el Gobierno de JM Santos y los “enemigos de la Paz” den al traste, nuevamente, una oportunidad histórica para alcanzar la Paz ansiada por todo el pueblo colombiano. Esto vale también, naturalmente, para los “enemigos de la Paz” que desde la “izquierda” tiran sus balazos contra los deseos de los colombianos, del pueblo colombiano.


Share this post :

Publicar un comentario

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. CambioTotalRevista - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger