Headlines News :
Home » , , , , , , » Corrupción estructural, mal capital mas no el principal

Corrupción estructural, mal capital mas no el principal

Written By Allende La Paz - Revista Cambio Total on jueves, febrero 09, 2017 | jueves, febrero 09, 2017

Allende La Paz, Cambio Total.

La corrupción en Colombia es estructural, del Sistema económico-político, es decir, la corrupción es inherente al capitalismo, mucho más en su modelo neo-liberal de libre Mercado en donde por la ganancia todo vale y todo es mercancía.

Los escándalos de corrupción se han venido aireando, no por el querer de los medios de comunicación –la media mediática- en poder de los poderosos –que a su vez son también corruptos y corruptores-, sino porque es tan aberrante que al imperialismo estadounidense de vez en cuando le dan arranques de moralismo.

Las empresas multinacionales no se paran en mientes cuando de sus intereses se trata. Han recurrido –y recurren- a lo que sea con tal que sus ganancias sean lo máximo. NO se paran en consideraciones morales o altruistas. NO. Lo que importa es el dinero –los verdes- y a través de él ir abriendo cuanto portillo moral se les atraviesa a su deseo egoísta de más y más ganancia, o sea, más y más acumulación de capital.

El capitalismo es por esencia corrupto y corruptor al mismo tiempo. Es corrompido por cuanto no considera ninguna frontera moral o ética a su deseo de cuanta mayor acumulación de capital, mejor. Lo importante para el capitalismo imperialista neoliberal no son los intereses de los explotados (obreros, campesinos, estudiantes, mujeres, ancianos), sino los mezquinos intereses de las diferentes facciones del capitalismo en cada país y en general.

En Colombia hay dos clases definitivamente definidas. Por un lado la oligarquía rancia, financiera, industrial, santafesina, y por otro los terratenientes, ganaderos, “empresarios del campo” –ahí podríamos incluir a los narcotraficantes-, chavacanes de la provincia. La disputa entre ellos en ocasiones alcanza ribetes dramáticos –por ejemplo Santos Vs Uribe-, mas todos colocan rodilla en tierra cuando las multinacionales los tocan. Y también se unen, claro está, cuando de defender sus intereses se trata contra los intentos de los trabajadores de arrebatarles parte de la plusvalía que a ellos “corresponde por derecho propio”, ya que, según la inversión económica de los ideólogos burgueses, son ellos, los poderosos capitalistas, los que crean riqueza y no los zarrapastrosos trabajadores que se rompen el lomo trabajando, de manera tan aberrante que algunos recurren al suicidio como forma “liberadora” y rompedora de las cadenas de la explotación (Ver caso Bogotá).

Los gobiernos burgueses que hacen gárgaras con la palabra “democracia”, culpan a la corrupción de los males inherentes al capitalismo, pobreza, desocupación, carencia de todo tipo, males que los sufre, naturalmente, los que carecen de capital o de la “buena fortuna”, como una forma de hacerle el quite a sus responsabilidades. Mas no es cierto. Evidentemente en la formación de las viejas y nuevas riquezas en manos de unos pocos ha jugado un rol no desdeñable el fraude, el robo y la corrupción, mas eso no es lo central.

Lo central es la explotación de los trabajadores y la acumulación de capital que se deriva de ella. Por ello, es risible cuando vemos a personajes de la política de “izquierda” adelantando cruzadas contra la corrupción como eje central de sus políticas en “favor de los pobres”, mas nada dicen –ni hacen- sobre las formas de apoderarse de la riqueza –plusvalía- que los trabajadores producen.

Lo importante es enfrentar las políticas neoliberales hambreadoras del pueblo y los mecanismos para permitir la acumulación de capital –cargas impositivas, bajos salarios como el visualizado éste año 2017, flexibilación laboral, aumento de la edad de jubilación, no pago de recargos extras y nocturnos, etc, etc-; haya o no haya corrupción, aunque casi siempre la hay en cualquier gobierno y estado burgués. Y necesario, imprescindible, enfrentar las formas de implantar esas políticas, ESMAD, represión policial, persecución a líderes sociales, sindicales y populares, es decir, Terrorismo de Estado, razón por la cual no se permitió tocar en el Acuerdo de La Habana –solo se habla de combatir el narco-paramilitarismo, mas todo queda en el papel- el papel que el modelo económico juega hoy día en Colombia.

Así las cosas, el capitalismo neoliberal persistirá haya o no haya corrupción, que a veces hay más corrupción que otras no lo discutimos como en el momento actual de Colombia (Reficar, Odebrecht, SaludCoop, etc, etc), mas lo central es que debemos apoyar las luchas del pueblo trabajador, obreros, campesinos, mujeres, a fin de ir construyendo –al calor de la Implementación del Acuerdo Final para una Paz estable y duradera- las bases sólidas para una Nueva Colombia en Paz con Justicia Social.


No perdamos la perspectiva. El pueblo no se deja engañar.
Share this post :

Publicar un comentario

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. CambioTotalRevista - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger