Headlines News :
Home » , , , , , , » La mujer, por primera vez reivindicada en un proceso de Paz (Acuerdo Final)

La mujer, por primera vez reivindicada en un proceso de Paz (Acuerdo Final)

Written By Allende La Paz - Revista Cambio Total on viernes, octubre 14, 2016 | viernes, octubre 14, 2016

Allende La Paz, Revista Cambio Total. Twitter. Facebook.

Si de algo ha servido el Acuerdo Final es para mostrar la clase de país que han estructructurado las élites en el poder. Una sociedad mojigata, que posa de avanzada, pero que en el fondo no es más que apariencia, que se escandaliza con temas como educación sexual para los niños, el aborto, las relaciones sexuales no solo heterosexuales sino también las homosexuales (LGTBI), el papel de la mujer en la sociedad actual, etc.

De entre todas las aberrancias que carga la sociedad colombiana sobresale las aberraciones en que quieren todavía –todavía en pleno siglo 21!- mantener a la mujer sometida, mantenerla como un apéndice del hombre que solo sirve para satisfacer al “macho” lefebrista o al “macho cow boy”.

En el libro ”Plan Colombia y Conflicto Interno Colombiano” mostrábamos el papel de la mujer en el conflicto interno y como era –y es- ella la que carga con todos los sufrimientos derivada de una guerra fratricida, recetada desde los centros de poder de Bogotá y Washington.


So pretexto del Conflicto Interno a la mujer la maltratan, la golpean, la violan, la someten a los peores vejámenes, enmarcada en una Colombia profundamente patriarcal, machista, y la tropa oficial (militares y narco-paramilitares) se creen con derecho –por ser ellos los “machos” que pelean contra la guerrilla- a cometer con toda clase de tropelías contra todas las poblaciones consideradas enemigos internos –“secarle el agua al pez”-, especialmente contra las mujeres que al soportar todos los vejámenes quedan “marcadas” –como el ganado- por el “macho vaquero” que tiene y usa dos armas, su fusil y su pene, sin considerer que al degradar a cualquier mujer con ellas degradan a sus madres, hermanas, esposas o concubinas, o sea, a todas las mujeres de su entorno familiar.

Los “cow boys” violan muchachitas menores de edad y ellos son asesores estadounidenses (caso violación en Melgar -Tolima), nativos con aberraciones sexuales (enfermos sexuales) y hasta oficialidad que acosa y viola a sus mismas compañeras de carrera policial o militar (cuántas de las mujeres en los aparatos represivos no han sido víctimas de esas aberraciones?) y en algunos casos asesinan a las mujeres víctimas sin importar si son menores de edad (caso Arauca).

Ni qué decir de los medios de comunicación que con sus publicaciones tendenciosas sobre temas como el aborto, pretendían demonizar a las FARC-EP porque la organización insurgente tenía como norma –producto de las condiciones de guerra que vivían- que quería impedir la concepción con la planificación o en ciertos casos ordenar el aborto, aunque en otros casos el embarazo seguía su curso normal y hoy la mujer muestra orgullosa su producto, su hijo.


Las FARC-EP desde su 8a Conferencia Nacional definió que la mujer “es libre” y combatió el machismo que lógicamente predominaba en sus filas ya que los guerrilleros en su mayoría reproducían el modelo en qué habían vivido hasta llegar a las filas guerrilleras.

En ese orden de ideas, creemos que la cuestión de género es de suma importancia no solo para los guerrilleros, sino para el conjunto de la  sociedad. La comandante de las FARC-EP, Victoria Sandino, lo dice en una entrevista a la Revista Semana:

Por primera vez, se reconoce en un proceso de paz los derechos de las mujeres y de la población LGBTI. Y resulta que no entendemos cómo la gente se puede oponer a eso basándose en mentiras. (…) En absoluto estaríamos dispuestos a excluir el enfoque de género de los acuerdos. Mal haríamos en sacar del acuerdo un asunto que vela por los derechos de las mujeres, de la población LGBTI, ¡si es que si somos más de la mitad de la población!


(…) (excluirlo del Acuerdo Final) sería renunciar a nuestro anhelo por las reivindicaciones de las mujeres, el respeto a los derechos de la comunidad LGBTI. Esto es un avance. No es nuestro anhelo y aspiración permitir que se retroceda. Tenemos la disposición de hablar, aclarar, incluir notas aclaratorias frente al enfoque que se plantea, pero eso es distinto a que tengamos que ceder o permitir que se quite de los acuerdos el enfoque de género. De lo contrario, estaríamos retrocediendo y eso sería tremendo”.
Share this post :

Publicar un comentario

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. CambioTotalRevista - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger