Headlines News :
Home » , , , , » ¿De qué se ríen?

¿De qué se ríen?

Written By Allende La Paz - Revista Cambio Total on lunes, abril 03, 2017 | lunes, abril 03, 2017

Por: Lisandro Duque Naranjo
LO DIVINO Y LO HUMANO

En sus Antimemorias, André Malraux cuenta una escena de la que fue testigo en China, durante la guerra con el Japón en 1938: en una aldea destruida por las bombas, vio a unos niños afuera de su casa, riéndose mientras miraban hacia adentro por el pedazo de ventana que aún quedaba en pie. Malraux se acercó a curiosear qué era lo que causaba esa risa, y distinguió, entre los escombros, el cadáver de una mujer que, según esos niños, era su mamá.
El escritor nunca entendió que en circunstancia tan trágica se produjera esa reacción, y se limitó a consignar la anécdota en su libro.
Debe haber algún estudio que explique esas conductas inusitadas, y me gustaría conocerlo para entender por qué ocurren también con tanta frecuencia en Colombia.
Hace mucho ya, en la década de los 70, vi en la Cinemateca una película suiza excelente, titulada El inventor. Contaba la historia de un campesino suizo de los años 40, quien, para superar las dificultades de tracción del arado de su yunta de bueyes, que se clavaba en el lodo frenando a los animales, se ingenió en sus soledades una rueda con piezas de madera articuladas, lo que le permitió darle fluidez a su trabajo y al de sus vecinos, con quienes compartió su invento. Éstos, entusiasmados, lo animaron para que presentara su creación en Berna y le sacara patente. E hicieron una colecta para enviarlo a esa ciudad, en lo que era el primer viaje de su vida. Y llegó allí por la noche, se instaló en un hotelito y se fue luego a un cine a saciar su curiosidad por ver —también por primera vez— una película. Y no pudo cumplir ese sueño, porque el noticiero mostró notas sobre la guerra, ilustradas con tomas de los tanques de guerra alemanes, cuyas ruedas de oruga habían sido fabricadas con el mismo principio de piezas articuladas, solo que en metal, del invento que él llevaría al día siguiente a patentar. El campesino, obviamente, tuvo la certeza de que se le habían adelantado, de que había perdido el viaje, y salió deprimido de la sala emprendiendo el regreso a su aldea.
Ese es el momento del clímax de la película El inventor. “Ahí es —nos lo dijo el director a varias personas durante una tertulia después de la proyección—, donde el público de unos 20 países se ha conmovido casi hasta las lágrimas. Pero aquí en Colombia todo el mundo soltó la risa, no entiendo, no entiendo, qué público extraño éste”, concluyó, entre atónito e irritado, un poco antes de perdérsenos de repente, supongo que yéndose a Berna.
Me ha ocurrido a mí a veces, con escenas de mis películas, o incluso con algunas de estas columnas, en las que, pretendiendo enternecer, causo más bien rabia, o risa, y viceversa. Mientras se me ocurre algo mejor, asumiré eso como una virtud, aunque lo dudo.
Estuve en la premier de La mujer del animal, de Víctor Gaviria, en Medellín, y oí algunas risas por allá, en la sala. Me acordé de los niños de Malraux. Después, ya cuando el coctel en el lobby, ni comprendí ni soporté que a los espectadores se les ocurriera tomarse selfis o saludarse con piquitos. Y me volé, estremecido y derrotado, igual que el campesino aquel de Suiza. Me pudo la realidad de la película, pero prefiero eso a haberla evadido, como hicieron muchos. Esto aquí no da sino para Disney.
Share this post :

Publicar un comentario

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. CambioTotalRevista - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger