Headlines News :
Home » , , , , , , » Ser fariano. Una certidumbre en la incertidumbre de la Paz

Ser fariano. Una certidumbre en la incertidumbre de la Paz

Written By Allende La Paz - Revista Cambio Total on viernes, diciembre 16, 2016 | viernes, diciembre 16, 2016

Ser fariano está sembrado en el ideario colectivo como unos luchadores populares que se vieron obligados a empuñar las armas para no ser excluídos de la vida del país. Hoy están escribiendo una página gloriosa en la historia colombiana.
Por: Allende La Paz, Cambio Total.

Una inveterada costumbre política de los medios y la oligarquía es caerle con todo a los líderes populares –de partidos de izquierda, de sindicatos, etc- a fin de reducirlos para que no  ”levanten” cabeza sus proyectos políticos, y cuando no logran reducirlos entonces le aplican la fórmula del Terrorismo de Estado, asesinarlos con toda la sevicia del caso.

Hoy estamos viviendo un revivir de ambas formas, aunque hay que afirmarlo categóricamente nunca ha parado la macartización ni cesado el Terrorismo de Estado. A la fecha van 104 líderes populares asesinados –a ejecuciones “limpias”- y por la inercia estatal (complicidad?) que se ve la cuestión va para más, especialmente en el 2017.

El papel de los medios de comunicación

Los medios de comunicación juegan el rol de la macartización de los líderes populares y de sus proyectos políticos. El señalamiento de los líderes populares de pertenecer a la ”insurgencia armada” trata de justificar que desde el estado las fuerzas militares-narcoparamilitares apliquen el principio del “enemigo interno”, es decir, tener carta blanca para convertir en blanco militar todos los líderes populares por el solo hecho de ser luchadores por sus reivindicaciones y la del conjunto del pueblo.

La macartización es un arma de la guerra contrainsurgente que se usa contra luchadores sociales civiles, legales, desarmados, la cual se aplica a sujetos sociales que no participaban –y no lo hacen- de la confrontación armada, usada como elemento preventivo en esa guerra.

No menos llamativo el caso de señalar a miembros verdaderamente revolucionarios de la izquierda de ser “vergonzantes” que tienen simpatías con las FARC-EP en sus filas, en tanto se ensalza a miembros ”rosaditos” de esa izquierda, los cuales extrañamente nunca han sido tocados por el Terrorismo de Estado.

Las FARC-EP y el ser fariano

Ser miembro de las FARC-EP es aceptar su línea política marxista-leninista y aplicar esos principios en el análisis del momento político coyuntural o a mediano y a largo plazo. Esa aceptación implica seguir unos principios éticos y tener unos valores morales que hasta el Papa Francisco compara a los comunistas con los verdaderos cristianos.

Estos serían los farianos de filas, los miembros de la organización en armas, la cual hoy está en tránsito de una organización guerrillera a una organización política legal. Los medios se ensañan contra la organización guerrillera y continúan haciéndolo con los que hoy están en tránsito de legalización de su actividad política por cuenta de una Acuerdo entre las partes en contienda en el Conflicto Armado, el gobierno colombiano y las FARC-EP. Desconocen –o tartan de hacerlo- que el Acuerdo alcanzado fue un Acuerdo Negociado y no impuesto por la derrota de una de las partes.

En las redes sociales hay múltiples videos en donde se muestra que la población civil, trabajadores de la informalidad, ante los atropellos de la policía y el ESMAD les espetaban en su cara que “por qué no iban a buscar la guerrilla. Con ellos si no son valientes, con los guerrilleros si les tiembla el culillo”. Lo anterior demuestra que en mayor o menor medida el pueblo raso sabía –y sabe- que la guerrilla era –y es- una organización popular que los defendía y lo hará ahora con más ahínco utilizando las armas de la legalidad.

Otra connotación tienen miembros de los sectores populares que sin ser de las FARC-EP tenían –y tienen- un grado de simpatía por los postulados de la organización. Ello no significa que sean guerrilleros, menos que sean conspirativos. No. Esa simpatía se deriva de muchas variables. Puede ser porque admiran la valentía de irse al monte a pelear por el interés del colectivo popular, o sea producto de tener un familiar en la organización insurgente, o un familiar que entregó su vida luchando por la concreción de los planes político-militares de las FARC-EP, o quizás porque tenga viejos compañeros de vida política partidaria que obligados por las circunstancias de salvar sus vidas decidieron ”enguerrillerarse”, compañeros con los que no tienen comunicación, pero persiste una ligazón que va más allá del entendimiento formal y lógico.

Ser fariano hoy

Ser fariano en las actuales circunstancias pasará de ser un estigma al reconocimiento de personalidades populares –sujetos sociales- que jugarán su papel de transformadores sociales. Hoy empieza una profunda transformación del ideario colectivo que tendrá que luchar contra la estigmatización del “enemigo de clase”, el cual persistirá en sus intentos de retrotraer la historia.

En el ideario colectivo está sembrado que las FARC-EP han sido unos luchadores sociales –transformadores- que obligados por la agresión armada adelantada desde el Estado antes de 1964 se vieron obligados a empuñar las armas a fin de no ser excluídos de la participación política y a efecto de hacer oír su voz y adelantar sus proyectos políticos.

Es saludable que en el Acuerdo Definitivo se hayan consignado iniciativas como “Voces por la Paz” ya que permitirá que sectores populares excluídos de los círculos de poder puedan acceder a esos círculos y hacer sentir su presencia a través de la movilización de diferentes formas, así esos sectores sean o no farianos.

Desde luego que no todo está ganado. Si algo nos ha enseñado la experiencia es que a las élites en el poder hay que arrancarles las reivindicaciones populares por la fuerza de la acción de las masas. Recordemos que lo que hoy vamos logrando no es producto de la buena voluntad del gobierno, sino que ello fue conseguido por el accionar de las FARC-EP que obligó al gobierno a sentarse en la Mesa de La Habana y por el accionar de todo el pueblo.

Hoy se puede decir que haber sido fariano ha sido una experiencia gratificante, así no todos hayamos sido lo suficientemente valientes para haber sido un guerrillero de las FARC-EP, y muchos preferimos el exilio a una vida entregado al régimen que ha sido responsable –y continua siéndolo- de más del 80% de muertos en Colombia, por acción y por omisión.


Hoy se está escribiendo un capítulo en la historia de Colombia. Llámese como se llame el Nuevo Partido en el cual se transformen las FARC-EP en la historia del Nuevo Partido siempre gravitará su génesis. Los verdaderos actores de la historia son los guerrilleros de las FARC-EP, por el lado popular, y los miembros del gobierno de JM Santos, por el lado oligárquico. Esperamos que este capítulo de la historia llegue a feliz puerto.
Share this post :

Publicar un comentario

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. CambioTotalRevista - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger